En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

domingo, 7 de agosto de 2016

Zoosanitario: Donde empieza la nueva vida de los animales callejeros

Las instalaciones municipales tienen capacidad para albergar una población de más de 70 perros y 40 gatos que en su mayoría terminan siendo adoptados por familias sevillanas.

Artículo de Nieves G. Grosso, tomado de El Correo Web


El Zoosanitario tiene capacidad para unos 30 o 40 gatos que disponen también
de un espacio propio para el esparcimiento. Fotos: Manuel Gómez.

En el kilómetro 1,5 de la carretera que lleva a Málaga, una vez que ya se ha pasado incluso el cartel que señala la salida de la ciudad, se encuentra ubicado junto a un punto limpio, un cuartel y unas pocas casas, los almacenes municipales. Allí en una pared amarilla albero, unos azulejos señalan la presencia dentro de esas dependencias del Zoosanitario de la capital hispalense.

Cuando se traspasa la verja verde que permite el acceso, se abre un espacio algo inhóspito y desmesurado que comparten alumbrado, urbanismo, fiestas mayores y el propio Zoosanitario que tiene sus dependencias al final del recinto. Unos edificios donde los animales callejeros de la capital hispalense comienzan una nueva vida. Pues, como recuerda el jefe del servicio, Narciso Cordero García, el centro es solo un lugar de «tránsito», un «hogar provisional» para todos estos ejemplares que se encuentran en la vía pública y que en su mayoría acaban siendo adoptados por familias sevillanas.

Las instalaciones del Zoosanitario tienen capacidad para más de 70 perros entre las perreras antiguas y las que se acaban de estrenar; unos 30 o 40 gatos, que cuentan con un espacio propio para juegos y esparcimiento en el que se iniciarán unas obras de mejora a mediados de septiembre; las cuadras, que se pusieron en funcionamiento el pasado mandato, actualmente acogen a dos ponis y dos burros aunque han llegado a albergar hasta 30 caballos que fueron interceptados en el Charco de la Pava; hay jaulas también para aves de distinto tipo... Aunque cuando localizan alguna especie exótica no permanecen en el centro tras su reconocimiento y cura pertinente, «porque no tenemos capacidad, colaboramos con varios colectivos y asociaciones animalistas que se encargan de ellas o bien con el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (Creas) según el caso», asegura Cordero.


Recientemente los técnicos del zoosanitario han recogido a un pavo real en las
proximidades del Parque de María Luisa. Foto: Manuel Gómez.


Lo primero que explica en la visita por el recinto es que el Zoosanitario tiene dos labores «fundamentales». El control de animales en la vía pública y la desinsectación, desinfección y desratización (DDD) por la que es más conocida, y criticada, su labor.

La mayoría de los avisos que reciben los técnicos del Zoosanitario, en cuanto a los animales callejeros, provienen del Cecop, «en un 90 por ciento», calcula el jefe de servicio. En total, se han recogido o tratado en el centro 2.687 animales en lo que va de año, de los cuales 833 son perros y 509 son gatos.

Una vez recepcionado el ejemplar, que en su mayoría suelen ser perros o gatos, alguno de los dos veterinarios del centro proceden a su reconocimiento y se trata de averiguar si tiene dueño para poder devolverlo a su hogar. En caso contrario, se espera unos 15 días para ver si los dueños lo reclaman y si no hay éxito, se inicia el proceso de adopción.


Los veterinarios aplican cuidados a los ejemplares enfermos.
Foto: Manuel Gómez.

«Nuestra máxima siempre es el bienestar animal», recuerda, «apostamos por la adopción en todos los casos». De hecho, tal y como avanzó a principios de semana el delegado de Bienestar Social, Juan Manuel Flores, los índices de adopciones del Zoosanitario no hacen más que crecer y se establecen en el 92 por ciento en el caso de los perros 574 adopciones y 114 devoluciones a sus dueños y en el 73 por ciento en el de los gatos, gracias, en gran parte, a la colaboración con asociaciones de animales. Siempre que se puedan adoptar pues, recuerda Cordero que hay algunos casos en los que los animales llegan en estado «terminal». «Son sobre todo a causa de atropellos en las carreteras». Salvo en esas ocasiones, la política del Zoosanitario, cumpliendo con la ordenanza municipal, es la de «sacrificio cero».

Esta política de adopción es la que motiva que pese a estar en verano, una de las épocas del año en las que más animales domésticos se abandonan, las dependencias del Zoosanitario de Sevilla estén lejos de estar colapsadas.



El recinto estrena perreras y tiene capacidad para 70 ejemplares.
Foto: Manuel Gómez.

Pero los sevillanos no solo tienen en sus casas perros y gatos (o tortugas, canarios o peces de colores). Hay quien decide tener por animal de compañía alguna especie exótica o potencialmente peligrosa. Según Cordero, ha habido un incremento de licencias para la tenencia de este último tipo de animales. Aunque, en su opinión, se trata más de una cuestión de «concienciación» que de aumento del número de ejemplares. «Para tener estas especies hace falta mayor control y documentación en regla», recuerda. Algo que hace que muchos de los dueños de estos animales no aparezcan cuando se les pierden ya que se enfrentan a importantes sanciones si no tienen todos los papeles en regla. De hecho, apunta el jefe del servicio, la Policía realiza a diario entre siete y ocho propuestas de sanción por distintas causas a los dueños de animales domésticos.

Entre los ejemplares más curiosos o exóticos encontrados en la ciudad, destaca una cobra que apareció en Triana en 2014; un buitre o un jabalí que se encontraron en Sevilla Este; un cerdo vietnamita, iguanas, diversas especies de serpientes, un búho, cernícalos, o incluso un mono la pasada Feria de Abril. Los técnicos, eso sí, no aprecian concentración de estas especies por barrios aunque admiten que en las zonas más deprimidas de la ciudad es más frecuente encontrar gallos de pelea o perros de razas peligrosas.

Y es que «aunque parezca mentira, hay aves rapaces como el buitre o el cernícalo que son autóctonas de la zona al igual que un tipo de serpiente, por ejemplo, que se concentra en naves vacías».

votar