En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

domingo, 20 de mayo de 2018

¿Sirven de algo los santuarios de animales?

Las áreas de conservación suponen cuidar a plantas y animales en peligro, pero lo cierto es que son espacios de gran explotación industrial; en 50 años no habrá qué proteger.

Tomado de Cultura Colectiva.com


Los esfuerzos por cuidar plantas y animales en peligro de extinción cada vez se hacen más populares y fuertes, pero desear cosas bonitas en Facebook con un like o donar un kilo de croquetas a veces no es suficiente para la magnitud del problema que enfrenta el mundo entero. Todo suma, sí, pero las variables importan mucho.

El ejemplo de esto es que seis millones de kilómetros cuadrados de bosques, parques y áreas de conservación están comprometidas o en declive por actividades humanas que no han logrado empatar con una idea de conservación de la tierra como la minería, la tala y la agricultura a gran escala.

En este sentido no extraña pero sí es grave saber que aunque desde 1992, cuando se ratificó el Convenio sobre la Diversidad Biológica, las áreas protegidas han duplicado su tamaño en extensión —15 % de la tierra y 8 % de los océanos—, pero que muchas de estas áreas no funcionan para conservar ni la calma.

A pesar de la protección, las especies siguen muriendo por intervención humana.
(Foto: Pinterest)
El investigador de la Universidad de Queensland y la Wildlife Conservation Society, James Watson, dio a conocer un estudio que comprobó que seis millones de kilómetros cuadrados que intentan proteger especies, en realidad son dañinas para las mismas. Y subrayó el hecho: «No es pasivo, no es agnóstico, es dañino y es bastante impactante», le dijo a la BBC.

La explicación es que hay patrones de actividad de la industria pesada, incluso en naciones “ricas” y “concientizadas”. El ejemplo es Australia, que tiene áreas de conservación donde se practica la minería, la tala y el pastoreo.

Gráfico del impacto humano sobre áreas de conservación.
(Foto: Greenfirescience)
El monitoreo mundial arrojó algunos mapeos interesantes de casi 50 mil áreas protegidas de mentiritas, donde el desarrollo de carreteras, líneas eléctricas y la presencia humana en general ejercen presiones innecesarias e indebidas sobre las especies. En Asia, Europa y África es donde están mayormente condensadas estas áreas.

De seguir a este paso, según el mismo Watson, en 50 años el 30 % de las especies que ya están bajo “protección” no existirá. Aunque existe, por lo menos un rasgo positivo dentro del mismo estudio: aquellas áreas bien administradas (más que financiadas) han logrado ser efectivas con las especies que cuidan, Nueva Zelanda y Canadá son ejemplos.