En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 19 de mayo de 2018

Piquete vecinal para que le pongan freno a la matanza de animales en localidad de Argentina (Vídeo)

Vecinos se manifestaron para que intervengan las autoridades. También hallaron gatos, pájaros y lauchas muertas.

Tomado de El Día.com

Foto: Diario Hoy.net
La matanza de animales en Los Hornos continúa y ya son 30 los perros que fueron envenenados desde el último fin de semana. A raíz de eso, los vecinos de las calles 78 y 79 decidieron cortar la avenida 137 para pedir la intervención de las autoridades. “En los últimos días aparecieron lauchas y ratas muertas frente a nuestras puertas, también murieron gatos y pájaros, la cosa se está descontrolando”, dijo un vecino que ayer participó del corte.

“A mi me mataron dos mascotas y hace unos días pusieron en la reja de mi
casa una rata ahorcada” Soledad Sotelo, vecina de 136 y 78.
Las especulaciones de los vecinos es que los animales tomaron contacto con una especie de polvo blanco que vieron flotar en las zanjas del barrio. Por eso se contactaron con la policía y con las autoridades comunales para pedir que alguien tome muestras para analizar esa sustancia.

“La muerte de una mascota nos da mucha lástima, pero uno la puede reemplazar; yo quiero saber qué pasa si perdemos a un hijo o a un nieto porque se envenena, quién se hace cargo?”, se preguntó otro de los manifestantes que está indignado por la cruel muerte de los animales.

“Apareció un polvillo blanco flotando en las zanjas que creemos es el veneno
con el que murieron los perros” Damaris Burgos, de 78 y 136 y dueña de un
perro envenenado.
Para peor en los últimos días se sumó un dato macabro, ya que aparecieron “lauchas peladas” y ratas enganchadas en las rejas de algunos domicilios. Los vecinos temen que se trate de algún mensaje mafioso que no alcanzan a entender.

Soledad Sotelo es una de las vecinas que perdió dos de sus mascotas a causa del envenenamiento y que en la mañana se sobresaltó cuando encontró un roedor atado a la reja de su casa.

“La rata estaba como ahorcada y enganchada a la reja, no entiendo quién hizo eso y con qué finalidad porque yo nunca me metí con nadie”, aseguró la mujer que vive en 136 y 78.

Pero ella no fue la única que encontró animales muertos frente al hogar. Rocío Acevedo, de 79 y 135, se topó con dos lauchas muertas y completamente peladas al salir de su casa.

“Les saqué fotos y las tengo en un frasco, ya hice la denuncia en la comisaría, pero no pasa nada, a nadie le interesa lo que nos pasa”, dijo la joven que el último fin de semana perdió a su perra Blanquita, pese a que estaba adentro de su jardín.

La gente dijo que decidió hacer un corte en la avenida 137 por la falta de respuestas y porque ya no saben a quién recurrir.

Además se alarmaron porque también aparecieron gatos y pájaros muertos.

“Nos dijeron que tenemos que llevar los animales a la Fiscalía, pero no es algo que nosotros podamos hacer con todos los que se murieron, algunos todavía están en las zanjas”, agregó Rocío.

Otra mujer, madre de dos pequeños de 11 y 6 años, pidió que algún especialista recorra la zona para que se tomen muestras del agua y de los terrenos baldíos donde los chicos juegan a la pelota.

“Si se va la pelota a la zanja y tiene veneno los chicos pueden entrar en contacto con eso”, agregó y dijo que entre los numerosos llamados telefónicos que hicieron les sugirieron que hirvieran el agua de consumo.

Como se recordará todo comenzó el último fin de semana en la calle 79, entre las calles 134 y 135 bis. Blanquita fue una de las primeras perras en caer, estaba adentro de su casa y, de acuerdo a lo que vio su dueña al descubrir su cuerpo el domingo por la mañana, comió algo lo suficientemente tóxico como para voltearla en cuestión de minutos.

Teresa Garnica, responsable de un comedor comunitario del barrio, también expresó su temor de que los chicos que habitualmente comen en su local entren en contacto con el veneno.

“Mataron a mi perro, pero mi preocupación es la gente, en especial los chicos”, dijo la mujer.

EL MUNICIPIO ESPERA QUE ACTÚE LA JUSTICIA

Por su parte, desde la Comuna dijeron que ante la denuncia de un grupo de vecinos a raíz de la aparición de perros muertos en el barrio de 79 entre 134 y 135 , “el hecho amerita la intervención de la Justicia y que, para ello, es necesario la radicación de una denuncia formal frente a las autoridades”.

En ese sentido, especialistas del área de Zoonosis comunal se comunicaron con los vecinos y les explicaron los pasos a seguir en estos casos, teniendo en cuenta que el Municipio no tiene la autoridad ni competencia para intervenir.

“Hablamos con una de las vecinas de la zona y le explicamos que debían radicar la correspondiente denuncia en la Policía y luego en la Fiscalía N° 6, abocada al maltrato animal, para que realicen las pericias, recaben las pruebas e inicien la debida investigación”, informaron desde Zoonosis.

Cabe destacar que la recientemente creada Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) N° 6 comenzó a funcionar en el mes de abril a cargo del fiscal Marcelo Romero y, desde entonces, interviene en “las investigaciones penales preparatorias en los que se investiguen la posible comisión de un delito de acción pública que tenga por víctima a un animal doméstico”.

“Los vecinos de San Lorenzo nos manifestaron haber encontrado un frasco con alimento, así como que una veterinaria del barrio suponía que los perros podían haber sido envenenados”, continuaron desde el área municipal.

Se aclaró que “sólo la policía y los veterinarios de la Facultad de Veterinaria tienen las facultados suficientes para considerar dichas pruebas y testimonios”.

Esta sucesión de ataques recuerda a lo que se vivió en la localidad de Ignacio Correas, donde en el lapso de dos años aparecieron más de doscientos perros envenenados. La matanza dio lugar a una causa penal, aunque no hubo detenidos.