En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

martes, 1 de mayo de 2018

La equivalencia entre un año de perro y siete humanos es un mito: descubre la correspondencia real

Su ciclo vital y el de los humanos tiene poco que ver, no tienen una infancia tan larga y su vejez es más abrupta. Además, no todos los perros son iguales, su peso, raza o constitución afectan mucho a su esperanza de vida.

Tomado de 20Minutos.es

Mi carlino de 12 años.
Siempre se ha dicho que un año en un perro equivale a siete en un humano. Por lo tanto, se suelen establecer paralelismos con que un perro de dos años es un 'adolescente' de unos 14 años humanos. Pero en realidad, es un mito. El ciclo vital de los perros poco tiene que ver con el de los seres humanos.

En primer lugar, porque el crecimiento de un perro no tiene nada que ver con el de un humano. La etapa de cachorro de un perro dura mucho menos que la niñez humana. Los perros son sexualmente maduros con un año de edad, incluso antes. En sus dos primeros años crecen mucho más rápido que un humano en sus primeros 14. Su vejez también suele ser más abrupta.

"Es muy difícil hacer una raya en la tierra y decir: "hasta aquí eres joven, a partir de aquí eres adulto y ahora de edad avanzada". Cambia según el tamaño y según la raza", explica el doctor Gerardo Pérez-Camargo, un veterinario que es una referencia internacional en cuando a nutrición y comportamiento animal se trata y que lleva más de dos décadas estudiando la relación que existe entre nutrición y enfermedades, entre nutrición y longevidad.


Además, la esperanza de vida de los perros varía mucho entre ellos, dependiendo de diferentes factores. Uno que es clave es el tamaño del perro: los pequeños (que no necesariamente los 'toy' o miniatura) suelen ser más longevos que los grandes, por lo que no se puede establecer una equivalencia tan simple como la de 1 a 7.

El tamaño no es el único factor. Los perros braquicéfalos, los de morro achatado como los bulldogs, suelen tener una esperanza de vida mucho más corta. Lo mismo sucede con aquellos animales de pura raza en los que ha habido una alta consanguinidad. Los mestizos y las razas más robustas, de trabajo, suelen ser más longevas. La esterilización y castración influyen positivamente en incrementar su esperanza de vida.

La revista Science Alert ha publicado una tabla de equivalencias aproximadas apoyada en el tamaño que tampoco hay que tomarse al pie de la letra pero que ayuda a desmontar esta leyenda urbana.

(Nota: perro pequeño es de menos de 9,5 kg; mediano es de 9,6 a 22 kg; grande de 23 a 40 kg y gigante, de 41 kg o más).

Click para ampliar.