En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

jueves, 24 de mayo de 2018

La necropsia de los animales hallados en Ancares apunta a envenenamiento

La Junta confirma que el lobo y la zorra de Tejeira murieron por «intoxicación aguda».

Artículo de C. Fidalgo, tomado de Diario de León.es

El lobo joven que descubrió el pedáneo de Tejeira se había arrastrado
hasta un arroyo para beber cuando se sintió mal. DL
El resultado de la necropsia efectuada a los cuerpos de un lobo y de una zorra descubiertos en el intervalo de un me en las cercanías de la pedanía de Tejeira (Villafranca del Bierzo) apunta al envenenamiento. Así lo confirmaron el martes fuentes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León después de que los análisis de los dos animales efectuados en centros de recuperación de la fauna de la administración autonómica en Burgos (la zorra) y Valladolid (el lobo) haya coincidido en el mismo dictamen; muerte por «presunta intoxicación aguda».

Determinar la sustancia que los mató —el pedáneo de Tejeira, que descubrió los dos cuerpos, teme que alguien pueda estar dejando carne envenenada en el monte para acabar con la fauna— requiere ahora un análisis toxicológico que se llevará a cabo «fuera de la comunidad» y que llevará de dos a tres semanas, según las mismas fuentes.

Fue Luis Manuel Prieto Gaztelumendi, presidente de la Junta Vecinal de Tejeira y concejal socialista en el Ayuntamiento de Villafranca del Bierzo, el que descubrió los cuerpos de los dos animales. El primero, una zorra que se arrastró hasta una fuente próxima a su vivienda, donde cayó muerta. Y en torno a un mes después un lobo joven, avistado con cierta frecuencia por los vecinos del pueblo, que también murió cuando trataba de alcanzar un arroyo. Gaztelumendi sospecha desde el primer momento del envenenamiento porque ninguno de los dos cuerpos tenía señales de disparos o golpes y un animal intoxicado suele buscar agua para beber cuando comienza a sentirse mal.

Reserva de Caza de Ancares

En las dos ocasiones, el pedáneo de la localidad ubicada en la Reserva de Caza de Los Ancares, avisó a los agentes medioambientales de la Junta para que se hicieran cargo de los cuerpos. Ambos animales entraron en la cadena de custodia y fueron trasladados a dependencias de la Junta para que se les practicara una necropsia.

Aunque los ataques del lobo al ganado son cada vez más frecuentes en el Bierzo y Laciana, Gaztelumendi teme que la aparición de los dos animales muertos pueda deberse a «un loco» que iría dejando veneno por el monte.