En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 17 de octubre de 2015

Otro 'caso Cecil': un cazador alemán mata al mayor elefante cazado en África desde 1985

Según la prensa inglesa, el cazador, cuya identidad no se ha revelado, pagó 54.000 euros por participar en un safari en Zimbabue. Conservacionistas y guías de safari han puesto el grito en el cielo por tratarse de un animal único por su tamaño: sus colmillos pesaban 54 kilos.

Tomado de 20Minutos.es


Imagen de un cazador alemán con un elefante recién abatido y su guía, en
Zimbabwe. (Anthony Kaschula. Facebook)

Todavía está fresco el recuerdo de Cecil (en principio se creía que el león había sido abatido por un cazador español), el emblemático león de Zimbabue, cuando apenas tres meses después se produce un caso parecido. En esta ocasión, la víctima fue un elefante.

El Telegraph ha recogido una historia que tiene como protagonista a un cazador alemán, del que sólo se sabe que tiene entre 40 y 60 años, a un gigantesco elefante africano. Los hechos ocurrieron en el Parque Nacional de Gonarezhou, en Zimbabue, el pasado día 8.

Un fotógrafo de la zona, Anthony Kaschula, fue quien subió a Facebook imágenes de la cacería. La evidencia del tamaño del elefante es lo que ha causado un gran revuelo entre conservacionistas y guías de safari, ya que se trata de un animal único y según los expertos, no se cazaba un ejemplar tan grande en África desde hace al menos 30 años.

Además, se ha revelado que el cazador anónimo pagó 54.000 euros por acribillar al animal, cuyos colmillos pesaban 54 kilos.

votar