En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

lunes, 19 de octubre de 2015

Críticas al gobierno australiano por su plan de matar gatos salvajes

El gobierno declara la guerra al felino, que mata 20.000 millones de animales cada año.

Artículo de Adrián Foncillas, tomado de El Periódico.com

Dos gatos salvajes nacidos en un zoo de Sidney en el 2002.
Foto: Mark Baker / REUTERS

El gobierno de Australia aniquilará a los gatos salvajes porque, además de sangrientos, son extranjeros. La medida enfrenta a las organizaciones medioambientales entre sí y al Ejecutivo con el famoseo activista. Canberra tratará así de esquivar a Darwin porque permitir que los animales se peleen y el tiempo designe a los más resistentes solo ha llevado desgracias a la fauna autóctona.

Australia declaró pomposamente en julio la guerra contra los gatos salvajes. "En el 2020 quiero haber visto dos millones de gatos salvajes sacrificados, cinco islas y 10 refugios en el continente a salvo de ellos y medidas de control aplicadas en 10 millones de hectáreas", declaró Greg Hunt, ministro de Medioambiente.

CINCO VÍCTIMAS DIARIAS

Los gatos son un pertinaz quebradero de cabeza en Australia. Los primeros desembarcaron junto a los colonos europeos a finales del siglo XVIII como mascotas y hoy suman unos 20 millones descontrolados en el medio salvaje. Asegura Australia que cada gato mata a cinco animales diarios y entre su variado menú figuran pequeños mamíferos, pájaros, reptiles, anfibios, peces e insectos.

Matan a 20.000 millones de animales cada año y hoy amenazan la supervivencia de 124 especies después de haber extinguido a casi una treintena. Son culpables de la desaparición del 10 % de las especies autóctonas y de 28 de los 29 pequeños mamíferos en los dos últimos siglos. Entre ellos figuran el peramélido del desierto y el ratón de grandes orejas, dos roedores únicos de Australia. Las orejas del segundo dificultaban su escondite ante depredadores.

MÉTODOS POCO AGRESIVOS

"No podemos seguir tolerando el daño que causan a nuestra vida salvaje, las evidencias científicas aclaran que son la mayor amenaza", ha explicado Greg Hunt, comisionado de Especies en Extinción. "Son un tsunami de violencia y muerte para las especies nativas australianas", ha añadido. El Gobierno, anticipándose a las críticas, aclaró que se utilizarían métodos "humanitarios" como anzuelos envenenados y ha creado una aplicación de móvil para que la ciudadanía alerte a las autoridades de concentraciones de gatos salvajes.

Las organizaciones medioambientales apoyan la decisión gubernamental para intentar recomponer el paisaje animal autóctono previo a la llegada de los europeos. En contra está la PETA, defensora del trato ético a los animales, que sostiene que el sacrificio masivo se ha demostrado inútil y sugiere estrategias a largo plazo como la esterilización de los felinos.

ARTISTAS EN CONTRA

Y también las celebridades habituales en asuntos animales. La actriz Brigitte Bardot ha hablado de "un genocidio animal inhumano y ridículo". "Vuestro país está ya manchado de sangre de millones de animales inocentes así que, por favor, no añadáis los gatos a vuestro macabro récord", ha añadido en referencia a los periódicos problemas con animales de Australia. A principios de este año se supo que 700 koalas habían sido sacrificados en el sudeste porque la sobrepoblación causaba muertes por hambre, mientras caballos y camellos salvajes también fueron disparados porque destruían la tierra.

Morrissey, el lenguaraz excantante de The Smiths, ha acusado al gobierno australiano de llevar "la idiotez demasiado lejos" y lo ha descrito como "un comité de pastores de ovejas sin ninguna preocupación por el respeto y el bienestar de los animales". "Los gatos son dos millones de pequeñas versiones del león Cecil", ha añadido.

CARTA DEL GOBIERNO

El Gobierno ha escrito una carta abierta a ambos explicando que sus especies nativas no están preparadas para coexistir con los gatos y que las decisiones duras son a veces inevitables. "No son australianos y no entienden lo que los australianos estamos perdiendo", ha concluido. Las campañas para acabar con la avispa asiática o el mejillón cebra no han generado condenas, pero solo porque la caprichosa sensibilidad humana está menos próxima a insectos o moluscos que a mamíferos.

votar