En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 10 de octubre de 2015

Buena terapia con animales

Una de las usuarias de mayor edad, Teresa, de 100 años de edad, cogió con cariño y abrazó al pequeño cerdito ‘Jackie’.

Artículo de Julián Aguirre, tomado de Última Hora.es


Teresa, a sus 100 años, recibió con cariño al pequeño "Jackie".
Foto: Julián Aguirre

La Asociación Daresvida realizó este jueves en la Llar d’Ancians (Hogar de Ancianos) de Palma una terapia con animales. Se trata de una actividad que realizan varias veces al mes en el centro que dirige Rosa Mesquida, quien señaló que «muchos de nuestros residentes, a lo largo de su vida han tenido mascotas o relación con los animales, por lo que se alegran de esta visita, siendo una gran terapia para ellos».


Momento en que uno de los cerditos se acercó al público presente en la Llar
d'Ancians. Foto: Julián Aguirre

Derroche de afecto fue el que mostraron los ancianos al ver al joven ‘Rayo’, un perro mezcla de labrador con husky. Junto a ‘Rayo’, protagonizaron la iniciativa dos cerditos minipigs, ‘Luna’ y ‘Jackie’. Más de medio centenar de residentes, la mayoría dependientes físicamente y algunos con demencias leves, aguardaron con ilusión el comienzo de la actividad. El presidente de la asociación Daresvida, José Francisco Muñoz, dirigió un espectáculo que consiguió numerosos aplausos.


El perro "Rayo" durante la actividad realizada en la Llar d'Ancians.
Foto: Julián Aguirre

Sus ayudantes y colaboradoras, Jessica, Cati y Lorena, acercaron los animales a los ancianos, quienes no perdieron detalle de cuanto sucedía en el pequeño escenario instalado en el patio interior de la residencia. Los animales, muy bien adiestrados, obedecieron cada una de las indicaciones de su maestro. Una de las usuarias de mayor edad, Teresa, de 100 años de edad, cogió con cariño y abrazó al pequeño cerdito ‘Jackie’.

Muñoz destacó que «nuestros animales están adiestrados para realizar este tipo de actividad de manera individual o colectiva, desprendiendo un gran cariño hacia las personas, especialmente con los niños y los ancianos».

votar