En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 19 de agosto de 2017

¿Sexo con animales o sexo como animales?

Desde el principio de los tiempos los humanos han mantenido sexo con estos de la misma manera que han violado o esclavizado a hombres y mujeres.

Artículo de Raúl Mérida, tomado de La Opinión de Murcia.es


Escultura antigua de una escena de zoofilia.
 
Algunas personas violan animales e, incluso, se los introducen en su cuerpo. Pero el que siempre se haya hecho no lo justifica en absoluto, al contrario.

Hace unas semanas conocíamos cómo unos jóvenes marroquíes habían contraído la rabia al tener sexo con una burra. Lo grotesco del caso no le resta, en absoluto, gravedad al mismo. Se trata de una violación pura y dura, una de las muchas que se producen con los animales, pero de las que nunca nos habríamos enterado si no sucede un contagio. Ahora bien, ¿cuántos casos de este tipo existen, realmente, cada año? No lo sabemos por dos razones principales. La primera, porque los animales no hablan. La segunda, porque este tipo de hechos ocurren siempre de puertas para adentro, es decir, o es denunciado por alguna persona cercana al responsable o no existen testigos de los mismos.

Claro que, si salvaje era ya de por sí la agresión anterior, no se queda atrás la ocurrida en Florida hace tan solo unos días. Allí, una anaconda de más de 7 metros ha matado a su dueño. Los hechos ocurrieron cuando el chico, con la serpiente enrollada sobre su cuello, estaba literalmente penetrando y violando a la misma. El ataque de esta acabó con su vida por asfixia. Lo más sorprendente es que, los amigos del mismo, conocían su afición a este tipo de relaciones que, por cierto, él las defendía como algo normal.

¿Quieren saber cómo se enteraron de todo? Pues porque hace unos meses fue ingresado en un hospital con lesiones en el interior del ano causadas por un pequeño ratón que se introdujo vivo. Ver para creer o, mejor dicho, para vomitar.

En fin, todo esto me ha recordado al primer caso de este tipo que conocí. La víctima, entonces, era una perra que, sistemáticamente, era violada por su dueño. En aquella ocasión, los gritos del animal y los desgarros sufridos dieron la voz de alarma, y es que la colaboración ciudadana es fundamental.

En cualquier caso, es difícil imaginar hasta qué punto el bestialismo o zoofilia -sexo con animales- tiene la gran demanda que tiene en internet o, peor aún, cuántas personas lo practicarán diariamente, pese al maltrato que supone para el animal. No lo sabemos, pero, de todas formas, lo que está claro es que, a veces, las profundidades y oscuridades del cerebro humano pueden llegar a ser, a veces, demasiado profundas y oscuras.