En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

martes, 29 de agosto de 2017

Los animales se aburren como el que más

Un estudio del Royal Veterinary College, de Londres, ha revelado que el aburrimiento animal existe y que este estado puede alterar el comportamiento de perros, ratones y papagayos, sobre todo si estos están en zoológicos, laboratorios y ambientes no naturales.

Tomado de Cuatro.com


Foto: Telecinco.es

Esta investigación, firmada por la experta Charlotte Burn, profesora del excelentísimo centro académico británico, reveló que en estos ambientes los animales estudiados sometidos a experimentos o actividades repetitivas que no les gustan sienten sensaciones similares a las del aburrimiento en humanos.

Estos animales 'aburridos' pueden tener comportamientos anómalos, entre ellos hiperactividad y mayor sensibilidad a los estímulos externos, según publicó la web especializada ScienceDirect.

El estudio monotorizó animales como perros, ratones de laboratorio y un papagayo africano. A este último se le sometió a sesiones repetitivas para aprender palabras.

El ave después de algunas repeticiones comenzó a dar señales sin sentido y a mirar al techo continuamente. Es decir los animales analizados revelaban comportamientos que los científicos asocian con el aburrimiento, como signos de somnolencia creciente.

Los animales salvajes y domesticados corren un riesgo particular en cautividad, donde los espacios son monótonos y sin actividad natural.

Este estudio, toda una novedad, sin embargo, tiene mucho camino por andar, porque los científicos tendrán que buscar mecanismos efectivos para medir este aburrimiento.

Según la profesora Charlotte Burn, la clave podría estar en entender cómo los animales perciben el discurrir del tiempo.

La estudiosa es optimista de que el estudio sobre el aburrimiento animal  ayudará a entender el aburrimiento humano, vinculado a la depresión e incluso a tendencias criminales.