En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Las atroces peleas de gallos, el refugio de los más pobres en Tailandia

La cría de gallos de pelea en Tailandia permite a las clases populares completar sus ingresos. Esta lucrativa industria puede vender a los mejores gallos por 90.000 dólares.

Tomado de La Información.com


Localizado un recinto donde se realizaban peleas de gallos mediante
apuestas en Guadassuar.

Las peleas de gallos forman parte de la rutina diaria de las calles de Bangkok. En torno a un modesto ring, unos diez hombres apuestan miles de bahts, el equivalente de algunas decenas de dólares. "Imagino que es algo genético, porque mis padres también son aficionados a las peleas de gallos", explica entre ellos un electricista de la provincia rural de Loei (noreste) y que apuesta por su gallo "Rojito".

En Tailandia, a diferencia de lo que ocurre en Filipinas, los gallos no llevan en sus patas una navaja de afeitar, sino una cinta adhesiva que cubre sus garras y los combates no terminan con la muerte de uno de los dos adversarios. Los animales son juzgados por su técnica para pelear y es frecuente que acaben magullados y con heridas que necesitan puntos de sutura.

En este país asiático el único juego de azar legal es la lotería pero las autoridades hacen la vista gorda con las peleas de gallos, invocando una tradición secular. "Hace más de 700 años que organizamos peleas de gallos", dice Pitsanu Prapatananun, un funcionario del ministerio del Interior, añadiendo que la cría de gallos de pelea permite a las clases populares completar sus ingresos. En algunos casos, las peleas pueden ser muy lucrativas, con un bote de más de 600.000 dólares.

En octubre, en el estadio "Bangkok cockpit", una sala con aforo para miles de personas, un apostante ganó la suma récord de 22,2 millones de bahts (más de 600.000 dólares). Los aficionados a esta práctica se consideran aficionados como los demás. "No es violencia, es un tipo de deporte", sostiene Suwan Cheunchom, de 35 años, después de haber ganado 500 bahts en una pelea (14 dólares). En esta lucrativa industria, los mejores gallos pueden venderse por unos 90.000 dólares, explica Banjerd Janyai, director del "Bangkok cockpit".

Las asociaciones y grupos en defensa de los animales tienen una visión muy diferente de esta práctica y la han calificado de cruel. "Esto es tortura. Pero la gente que está ahí asegura que el hecho de combatir está en la naturaleza del animal", dice Roger Lohanan, fundador de la Thai Animal Guardians Association. "Hay mucha gente influyente detrás de las peleas de gallos", asegura Lohanan. En Tailandia, los juegos de azar clandestinos son un sector muy rentable, pese al endurecimiento de la legislación anunciado a bombo y platillos poco después del golpe militar de mayo de 2014.

El año pasado, Tailandia adoptó su primera ley de protección de los animales, después de años de presión de diversas asociaciones. Éstas lamentan, sin embargo, que la legislación no se aplique a las peleas entre animales, en nombre de la tradición.

A.H

votar