En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Imputan a un pastor de Soria por maltrato animal tras la muerte de dos perros

Según una investigación, los animales, encontrados muertos, fallecieron en el interior de un remolque por asfixia. Según consta en un informe veterinario, en concreto por aplastamiento del cuello. Los perros eran ejemplares de raza podenca cruzada, adultos y pesaban alrededor de los 45 kilos.

Tomado de La Sexta.com


Dos perros tendidos en el suelo. | Foto: Guardia Civil

Efectivos del Seprona de la Guardia Civil de Burgos han imputado a un rehalero de Soria como presunto autor de un delito de maltrato animal relacionado con la muerte por asfixia de dos perros de caza que portaba hacinados en un remolque, según informan fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Los hechos se produjeron en de octubre, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento, gracias a la colaboración ciudadana, del hallazgo de dos perros de caza muertos en un paraje en La Ribera, en la provincia de Burgos.

El Seprona reconoció el terreno y verificó los hechos denunciados tras localizar los cadáveres de dos animales de raza podenca cruzada, ejemplares adultos de unos cuarenta y cinco kilogramos de peso. Inspeccionados los cuerpos, a simple vista no se encontraron indicios de muerte por arma de fuego, carecían de heridas, lesiones e indicios de envenenamiento.

Ante ello, los agentes abrieron una investigación, en la cual se comprobó que los animales portaban el microchip en el cuerpo, lo que permitió identificar al propietario.

Las pesquisas siguientes ratificaron que el citado propietario figuraba de alta como rehalero, dedicando sus perros a la práctica de la caza mayor, y que en esas fechas se había llevado a cabo una cacería colectiva en la zona en la cual había participado el ahora imputado con sus perros.

El resultado de la investigación ha permitido conocer que los animales encontrados muertos fallecieron en el interior de un remolque por asfixia (por aplastamiento del cuello, según consta en el informe veterinario emitido).
Los cuerpos fueron abandonados en el paraje donde se encontraron más tarde, infringiendo el protocolo establecido para la retirada y depósito de animales muertos, cuya baja no fue notificada.

votar