En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 26 de marzo de 2016

El maltrato que no cesa

"Pasan cosas terribles. Da vergüenza contarlo", dice la presidenta de No me abandones "La ley está muy bien pero no se aplica", afirma un portavoz de Prodean.

Artículo de T. R., tomado de El Diario de Jerez




Hace unos días, en Jerez, Luna vio la puerta abierta de la casa en que vive y salió a husmear por ahí. Pero caminando y caminando, se perdió. Eran las dos de la madrugada. Una mujer se fijó en ella, se acercó, la calmó, la sujetó con una correa y dejó que la perra marcase el camino. Luna quizá se sintió a salvo, protegida, porque su reacción fue un regreso a lo cotidiano: puso rumbo a su casa y condujo a su rescatadora hasta la puerta. "Y eso que estaba tres barriadas más allá de la suya", anota Antonia Hidalgo al relatar esta historia de final feliz. Antonia es la presidenta de la asociación protectora de animales No me abandones, ubicada en Jerez. Le hemos preguntado sobre el maltrato animal, si en los últimos años han mejorado las cosas. En medio del desolador panorama que pinta, surge la aventura de Luna. Un episodio blanco antes de sumergirse en tanta negrura.

"La situación sigue exactamente igual o quizá peor", dice Antonia. Una pausa y remata: "Creo que va a peor". Las noticias recientes que circulan entre quienes se mueven en el mundo de las protectoras recogen el caso de una perra violada con una barra de hierro, el de un perro metido en un saco y apaleado. "Pasan cosas terribles. Da vergüenza contarlo. Tal es el retraso que tenemos".

El último caso de maltrato animal que han difundido los medios de comunicación en la provincia de Cádiz ha sido el de un caballo rescatado de una parcela en La Línea que no logró recuperarse y murió. No superó el abandono que había sufrido. Tenía multitud de garrapatas, padecía diarrea, le fallaban los riñones. Una fotografía muestra su extrema delgadez. Los cuidados que recibió en la instalaciones de la protectora Prodean no consiguieron que saliese adelante.

El caballo fallecido se encontraba en una parcela con otros animales: otros caballos, cerdos vietnamitas y cabras. El propietario carecía de documentación que los identificase y que le autorizase a tenerlos en ese lugar. Nada que sorprendiese en La Línea. Peter Koekebakker, portavoz de Prodean Campo de Gibraltar, explica que es la tercera vez que ese hombre se ve denunciado por maltrato. Cambia de lugar y vuelve a reunir animales. Por supuesto, él alega que los trata bien, que no es cierto que tenga abandonados a sus animales.


El caballo fallecido.

Peter coincide con Antonia en su diagnóstico sobre cómo ha evolucionado el panorama. "En la actitud contra los animales no veo ninguna mejora. Recogemos mensualmente unos 40 cachorros de perro que son abandonados en los contenedores de la basura. Hay robos de perros para ser usados en entrenamientos de otros perros que compiten en peleas. Lo único que ha cambiado es la ley. Todo está muy bien en el papel. Pero la ley no se aplica y es muy lenta".

Prodean tiene contabilizados 18 casos de maltrato animal pendientes de resolución. Peter sostiene que a los maltratadores de animales les sale barato su delito, que las multas son mínimas, que eso no los frena ni contribuye a modificar las extendidas actitudes crueles.

Claro que no hay consenso sobre qué es crueldad y ahí quizá resida uno de los grandes escollos. Peter pone un ejemplo. Alguien se acerca a Prodean con intención de adoptar un perro. Él le explica que se lo llevará pero esterilizado, castrado. Entonces el aspirante se niega y le responde que vaya crueldad, que cómo se consiente eso. "Es una extraña manera de pensar. Eso les parece cruel, pero cuando luego la perra tiene cachorros, los abandonan por ahí, en la cuneta, en la basura. ¿Eso ya no es crueldad?".

Antonia Hidalgo admite que hace unos años se manifestaba en contra de la castración. Pero explica que ha cambiado de parecer: ahora la ve totalmente necesaria para cortar el paso al abandono. Una socia de la protectora se topó hace poco con cuatro cachorros en una carretera. El abandono de perros recién nacidos crece. Y las protectoras están desbordadas. La asociación No me abandones no puede permitirse acoger cachorros: necesitan cuidados que no pueden asumir.

Es cierto que también crece el número de adopciones. Y el de voluntarios que colaboran con las protectoras de animales. Aumenta, además, el número de denuncias gracias a internet y a las redes sociales, que permiten difundir los casos de maltrato que son detectados por ciudadanos sensibles con el problema. Pero todo eso va parejo con la persistencia del maltrato y del abandono.

El verano pasado, Prodean se hizo cargo de otro caballo que se encontraba en pésimas condiciones en una finca del Zabal, en La Línea. Pese a los esfuerzos de la protectora por mantenerlo con vida, el animal murió por deshidratación, inanición y entumecimiento de los músculos de las patas a causa del escaso espacio del que disponía para moverse. La Guardia Civil localizó al propietario del caballo y lo puso a disposición judicial. En la finca, que no estaba dada de alta como explotación ganadera, había otros animales sin identificación mediante microchip. Otro caso más: un burro tuvo que ser sacrificado el pasado verano tras ser localizado en un campo, cerca de Facinas, por la asociación El refugio del burrito. Mostraba evidentes síntomas de abandono. No respiraba bien porque tenía las mucosas obstruidas, era incapaz de moverse con normalidad y cojeaba. El propietario también fue llevado ante el juez por agentes del Seprona.

A principios del mes pasado, la Policía Nacional detuvo en El Puerto a un hombre por la muerte de un perro: fue señalado por sus vecinos como la persona que había arrojado al animal de manera intencionada por la ventana desde un tercer piso.

El Código Penal recoge ahora como delito, tras la última modificación, el maltrato cruel de un animal aunque no se le haya causado lesiones o la muerte. También considera delito el abandono. Pero uno de los principales problemas que encuentra el Seprona para atajar ese delito es la dificultad para identificar al propietario del animal abandonado. Es obligatorio ponerles un chip pero muchos no lo llevan. Y menos si son cachorros de los que alguien quiere deshacerse.

La ley está, pues, modificada. Como apunta Peter Koekebakker, en los papeles todo está bien. Sin embargo, la realidad es que la justicia va lenta, las multas son mínimas, la presión policial es poca y la sociedad española es poco sensible ante el maltrato animal. Antonia Hidalgo dice que hay "mucha frivolidad y poca sensibilidad" con los animales, que falla la responsabilidad, que la gente no se pregunta antes de tener un perro qué hará con él cuando quiera viajar o cuando el "bonito cachorro" crezca.

No es raro que quien acude a las protectoras con intención de adoptar un perro reaccione con enfado al comprobar que debe someterse a un test y comprometerse a cuidar bien al animal. Ante esas condiciones, y al hecho de que se llevarán un perro castrado, muchos prefieren comprar un animal en una tienda en la que pagan y nadie les exige nada.

votar