En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Estudio comprueba que los animales pueden sentir amor

Algunas especies liberan oxitocina, la llamada hormona del amor, cuando interactúan con otros.

Tomado de 24Horas.cl




Un estudio realizado por Paul J. Zak, de Claremont Graduate University, descubrió que los animales son capaces de sentir amor o cariño hacia otros animales y los humanos.

El investigador estadounidense concluyó que algunas especies liberan oxitocina, la llamada hormona del amor, cuando interactúan con otros.

Anteriormente, el especialista había determinado que el cerebro produce oxitocina química cuando alguien trata a una persona con amabilidad, cuando una madre interactúa con su bebé, cuando una pareja mantiene relaciones sexuales o cuando sientes la confianza de alguien.

Durante la investigación, Zak midió los niveles de oxitocina de diferentes animales de un refugio en Arkansas, donde numerosas especies comparten espacio. En este lugar, estudió a un perro terrier mixto, y una cabra que jugaban juntos regularmente.

El especialista señaló que después de 15 minutos de interacción, el can aumentó en un 48% sus niveles de oxitocina, lo que indica que el perro se sentía muy unido a la cabra y la veía como una amiga. Mientras que la cabra tuvo un aumento de 210% en la oxitocina, lo que significaría que esta estaba enamorada del perro.

Paul J. Zak también señaló que los resultados sugirieron que las mascotas pueden sentir amor por sus dueños. Para esto, realizó otra prueba, donde analizó a 100 participantes que interactuaron con un perro o un gato y luego con otros seres humanos.

Los resultados concluyeron que sólo el 30% de los seres humanos tenían un aumento de oxitocina después de jugar con un animal. Pero, quienes habían tenido perros en el pasado eran más propensos tener un incremento de los niveles de oxitocina, que los dueños de gatos o los que nunca habían tenido mascotas.

votar