En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

jueves, 20 de octubre de 2016

“Basta de galgueros”. Argentina

Poco sabemos los ciudadanos del maltrato al que son expuestos los galgos.

Tomado de Río Negro.com


Galgueros manifestándose a favor de la legalización de las carreras de galgos.
Foto: Río Negro

Bariloche.- Se han convertido en el símbolo de la impune tortura de animales y de la indiferencia de muchos gobiernos de turno a pesar de la legislación vigente.

Por ser grandes velocistas son codiciados para las carreras. Son víctimas de abandono, tenencia irresponsable, las hembras viven en condiciones higiénico-sanitarias inadecuadas y paren de manera descontrolada, son golpeados, hay hembras sometidas a montaje forzado, descartan cachorros no aptos para las competencias, son tirados en pozos, colgados, atados en cuevas y abandonados (cuando ya no son útiles para las competencias).

En muchos casos los galgos reciben estimulación eléctrica, castigos con látigos y pasan la mayor parte del tiempo en jaulas, con bozales y saliendo sólo para “entrenar”.

Las ganancias que obtienen los organizadores producto de las apuestas ilegales no tributan impuestos, además de fomentar la ludopatía y el trabajo infantil.

Son estimulados con drogas para que corran más rápido. Esta estimulación aumenta la potencia en detrimento de su salud, acortando la vida de los galgos y generándoles secuelas renales, neurológicas y motrices, fracturas y desnutrición y torturas de distintas formas.

Su vida útil se resume a tres años. Estos actos de maltrato están previstos en la ley 14346 de protección a los animales y actos de crueldad y malos tratos.

Existe, además, en nuestra provincia la ley 3519 (juegos de azar prohibidos-régimen de penalizaciones) que en su artículo 3, inciso h, prohíbe las apuestas en carreras de perros.

No se entiende entonces por qué aún se siguen dando estas carreras, clandestinas o no, en el ámbito de nuestra provincia.

Esta práctica aberrante avanza en Río Negro con la indiferencia de nuestros representantes, a sabiendas de que los galgueros intentan fomentar la “regularización” de las carreras cuando deberían ser prohibidas. Como si el maltrato, la esclavitud, el abuso, la crueldad, la tortura o la explotación pudiesen “regularizarse”. Simplemente se deben prohibir.

Ojalá nuestros representantes, aquellos a los que votamos y les pagamos el sueldo –concejales y legisladores–, tomen conciencia de la necesidad inmediata de sancionar leyes que protejan la vida de esta raza, ya que además la violencia con animales está íntimamente relacionada con la posterior violencia social. Es un reclamo de la sociedad terminar con la explotación galguera y dejar de hacerse los desentendidos.

Elena Sánchez
Proteccionista independiente
DNI 12.640.253

votar