En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 7 de octubre de 2017

Piden un año para dos veterinarios de la protectora de animales de Gipuzkoa

La Fiscalía pide un año de prisión y tres de inhabilitación profesional para dos veterinarios de la Protectora de Animales de Gipuzkoa que serán juzgados próximamente en San Sebastián por un delito de maltrato animal, pena que la acusación particular eleva hasta un año y tres meses de cárcel.

Tomado de El Diario Vasco.com


Según recoge el auto de apertura de juicio oral, al que tuvo acceso Efe, el ministerio público considera que ambos acusados llevaron a cabo presuntamente «eutanasias injustificadas de perros y gatos», entre los años 2010 a 2013. El escrito de acusación provisional de la Fiscalía concreta que supuestamente ambos procesados acabaron «con la vida de animales sanos» y «sin respetar el plazo de 30 días que deben permanecer en el establecimiento, en expectativa de ser adoptados».

El fiscal sostiene que «muchos de estos sacrificios» presuntamente se llevaron a cabo «sin aplicar a los animales el sedante previo preceptivo, lo que les provocaba un intenso dolor en el momento de morir».

Precisa asimismo que, «en el caso de los gatos y de los cachorros de perros», la eutanasia se practicaba «pinchándoles directamente la inyección en el corazón», circunstancia que aumentaba «su dolor al morir».

Por su parte, Ekilur Jurídica, la asociación contraria al maltrato animal que ejerce la acusación particular en este caso, mantiene que las eutanasias se llevaban a cabo «indiscriminadamente» y «de forma masiva» en los períodos estivales con el fin de «desalojar a los animales de acogida» y procurar espacio para acoger a los «de pago», dado que, según este colectivo, los inculpados «llevan a cabo una actividad privada de veterinarios con residencia canina» en «las mismas instalaciones de la protectora». Ekilur Jurídica sostiene que los acusados «llevaron a cabo graves cesaciones de sus funciones de atención y cuidado sanitario a los animales».