En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

lunes, 30 de octubre de 2017

De Canarias a Sri Lanka por los animales (Vídeo)

Aunque lo suyo no fue vocacional, desde su adolescencia siempre colaboró con diferentes asociaciones y refugios en Gran Canaria.

Artículo de Alberto Artiles, tomado de Canarias7.es

Captura.
El grancanario Aritz Bara no dudó en hacer la maleta tras conocer la situación en la isla asiática tras un viaje de su amiga Mónica Díez. Este ingeniero se ha dedicado en los últimos meses a colaborar con la protectora Animal SOS en un país con más de 3 millones de perros callejeros. Aritz Bara, ingeniero de profesión de 35 años, siempre tuvo un apego especial a los animales desde pequeño.

Aunque lo suyo no fue vocacional, desde su adolescencia siempre colaboró con diferentes asociaciones y refugios en Gran Canaria. Por lo que no dudó en hacer la maleta sin fecha de regreso cuando le contaron la difícil situación de los animales en la lejana Sri Lanka. «¿Cómo comenzó esta aventura? Todo fue muy rápido y casi sin pensármelo. Mónica Díez, una amiga de mi hermano, viajó allí como turista y se quedó impactada de lo que vio. En el país apenas hay conciencia animal y el nivel de abandono es dramático. La isla tiene unos 22 millones de habitantes, tiene más o menos el tamaño de Andalucía, y en sus calles se calcula que hay más de 3,5 millones de perros abandonados. A los que hay que añadir gatos, monos, mangostas y hasta vacas.

Teniendo en cuenta que la circulación en las calles es caótica, el porcentaje de animales muertos o mutilados por atropello es muy alto. Así que, sin dudarlo me fui de voluntario para allá.
Se me había acabado el contrato de trabajo y creí que podía ser útil. En principio fui para un mes, pero ya va para un año y no sé cuándo regresaré», asegura este isleño, que encontró en la asociación sin ánimo de lucro Animal SOS Sri Lanka la manera ideal de hacer lo que le apasiona. Se trata de una protectora registrada en el Reino Unido que fue fundada por Kim Cooling tras comprobar la triste realidad del país.

«SOS Sri Lanka dispone de unas instalaciones en dos fincas que juntas ocupan casi cuatro hectáreas que sirven refugio y atención veterinaria a los animales callejeros de la isla. En estos momentos acogemos a más de 1.300 perros, más de 100 están discapacitados por accidentes de tráfico, unos 120 gatos, además de otros animales como monos o mangostas. La situación es límite porque apenas tenemos ayudas institucionales, dependemos de aportaciones privadas y de veterinarios y voluntarios que nos ayudan a mantener el centro, que en estos momentos está saturado.

El problema es que no hay conciencia social sobre los animales y las cifras de las adopciones son muy bajas. Si la situación en los países desarrollados es complicada para los animales, aquí es mucho peor porque apenas se les protegen y están expuestos a accidentes de tráfico o a enfermedades tropicales. La cantidad de animales que salen del centro es muy inferior a la de los abandonos, por lo que no podemos acoger a más», asevera Aritz, que sin embargo defiende la política de sacrificio cero que tiene el centro. «Hacemos todo lo posible por los animales a pesar de que la situación es muy difícil. No nos resignamos a salvar a un perro por muy destrozado que llegue al centro. Tenemos a muchos con prótesis y carros para andar y procuramos que sus vidas sean lo más cómodas posible hasta el final», asegura.

Además de la labor asistencial, los miembros de SOS Sri Lanka también realizan charlas para prevenir el abandono y fomentar la adopción. «Creo que la educación, sobre todo a las nuevas generaciones, es fundamental para concienciar a la población sobre el respeto a los animales. Aquí me siento realizado por lo que hago, los animales son mi pasión», asevera Aritz Bara.