En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

jueves, 19 de octubre de 2017

Hecatombe animal en Galicia: las víctimas calcinadas en las que nadie se fija

Decenas de caballos, jabalíes, zorros, erizos están siendo rescatados estos días por los voluntarios, por veterinarios y por asociaciones ecologistas. Es la principal batalla que se libra estos días en la comunidad gallega.

Artículo de Brais Cedeira, tomado de El Español.com

Un caballo salvaje desorientado en medio del monte, entre las cenizas de los
incendios. Cedida
Este martes por la tarde, Tania salió a echar una mano al monte a sus vecinos, en Nigrán. Iba en uno de los grupos que se han formado en su pueblo para rescatar a los animales. Buscaban, principalmente, caballos salvajes que pudieran haber quedado atrapados entre los árboles quemados de las pistas forestales del sur de Pontevedra. De repente, tres perros sueltos aparecen en esa parte de la montaña plagada de árboles. Lleva todo el día lloviendo así que están empapados. Pronto mandó un mensaje preguntando a su familia y a sus amigos qué podía hacer con ellos. Cómo se podía dar rescate a los tres canes.

Las miles de hectáreas que se han quemado desde el domingo en Galicia dejan tras de sí un panorama desolador de viviendas arrasadas, el suelo calcinado, tiznado de negro e irrecuperable (por ahora). Pero eso no es lo más grave de todo. La fauna de los montes de Vigo, Baiona, Nigrán, Vincios, Gondomar, Chandebrito, Valladares…

La fauna es la que más peligro corre ahora. Es la otra realidad, la cara amarga de lo que consiguen los pirómanos y los incendiarios: apagar la alegría del bosque. Gracias a decenas de personas que se han echado al monte, se están evitando trágicas imágenes.

Distintos grupos ecologistas consultados aseguran que están en peligro decenas de especies… Desde el domingo, cuando todo empezó a arder, no han dejado de aparecer ejemplares de diversos animales entre los árboles quemados. Las protectoras y las asociaciones están ahora mismo desbordadas. Es, sin duda, la principal batalla que se está librando en Galicia en estos momentos. La que más voluntarios requiere. Una vez los incendios se van apaciguando, y las llamas están cada vez más controladas y alejadas de las casas, surge el siguiente problema capital. Salvar a los animales.

Tres grupos de especies amenazadas


Caballos abandonados tras los incendios. Cedida

“Los primeros caballos vivos están siendo rescatados de los montes quemados. Los síntomas comunes a todos ellos: problemas respiratorios, oculares y cutáneos”. Lo explican desde Casal do Río, un centro veterinario equino situado en Meis, a 15 minutos en coche de la ciudad de Pontevedra. Los primeros días fueron complicados, pero la situación, en lo que a ellos respecta, en cuanto al rescate de caballos, está completamente controlada. A lo largo de la semana han recibido un aluvión productos: antibióticos, suero, colirios, analgésicos, corticoides, pomadas, antisépticos... Llegan desde muchísimos lugares de toda España. Sobraban manos para cuidar a los animales.

En la provincia de Pontevedra está requiriéndose ayuda estos días para buscar, rescatar y tratar a tres grupos distintos de especies. Todos ellos importantes, cuyo papel en el ecosistema gallego resulta clave. Por un lado están los animales salvajes. En ese grupo podríamos incluir: caballos salvajes, jabalíes, ciervos, zorros, lobos, aves, reptiles..No son pocas las especies a las que estos días están encontrando desorientadas por los páramos yermos en los que se han convertido algunas zonas incendiadas en la provincia.

Muchos de los caballos, por ejemplo, aparecen solos, temblando en medio de la nada, hasta que alguien los consigue alejar de ese entorno. Tienen suerte. Otros no han logrado huir del incendio. “Cuando la sección ambiental es muy amplia, hay mucha superficie, esas especies van a ver menguada su capacidad de huida”, explican desde la Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia (ADEGA).

El siguiente grupo del que se están rescatando decenas de ejemplares son los animales domésticos. Muchas poblaciones, como As Neves, han visto sus edificios reducidos a cenizas. Y con ello, muchos animales no han podido salvarse. En este grupo, las asociaciones animalistas y los ecologistas incluyen especies muy importantes en la vida cotidiana en Galicia, que realizan una importante labor en cuanto a la limpieza de los terrenos, de los pastos: las vacas, las ovejas, las gallinas, los conejos. “Su situación ahora va a ser complicada. Los recursos de esa fauna , el pasto del monte, va a desaparecer. Sus lugares de alimentación van a quedar arrasados”, remarcan desde ADEGA.

El tercero de los grupos de especies afectado es el de las especies del suelo: los insectos, los moluscos como los caracoles, los artrópodos… Cumplen una función muy importante en la interacción con el suelo gallego, los cimientos del ecosistema que estos días ha sido destruido por las llamas. “Son la base. Este ataque lo que va a hacer es que se desestructure toda la pirámide ecológica, que se viene abajo”.

Los animales sufren la cara más amarga de los incendios forestales. Su mundo se les viene abajo. Pierden sus ecosistemas, el hábitat en el que podían desarrollarse como especies. Han pasado tres días desde la principal ola del domingo y todavía no se sabe con certeza cuántos animales han sido afectados por lo ocurrido. No pocos, sin duda.

La respuesta de dentro y de fuera

El lunes por la mañana, pocas horas después de la jornada negra del 15 de octubre en el sur de Galicia, surgieron decenas de grupos de whatsapp coordinados por zonas para gestionar las últimas batidas para apagar los retazos del fuego que quedasen encendidos. También para coordinar el rescate de las especies animales que estuvieran en esas distintas regiones. La situación recordaba a de hace 15 años. El Prestige hizo florecer un espíritu de apoyo mutuo, de solidaridad.

Un voluntario sostiene un erizo al que ha salvado de los incendios en
Pontevedra. Cedida

-Caballo en el monte Alba quemado que necesita ayuda. No sé si hay alguien de la zona aquí. Mandarlo a Val Miñor, por favor.

-En Prado (Nigrán), bajando hacia Vilas, hay un cierre que tiene varios caballos allí cerrados con paja y agua.

-Hola, estuve en el monte Alba y no vi nada, sólo unos caballos que creo que vieron unas chicas ayer.

A lo largo de todo el día, miles de mensajes de whatsapp llegan a los más de 30 grupos que se han organizado en el servicio de mensajería para poder coordinar los rescates. Según las regiones afectadas, cada uno va conociendo las últimas noticias de cómo van los rescates de los animales. Al saberlo, se echan al monte a echar un cable donde haga falta.

Estos días se están enviando constantes mensajes difundidos en todos los grupos. Son los consejos previos a salir al monte de batida, al rescate de las especies. “Hoy a las 16:00 quedaremos delante de las piscinas de Ponteareas para salir a rescatar animales por las zonas afectadas por el fuego. Intentad traer de todo: coches, furgones, remolques, cuerdas, mantas, agua, comida para animales, garrafas, cubos, material medico y cualquier cosa que creáis que puede ser útil”.

Pequeño estanque lleno de cenizas de los incendios de estos días en los
alrededores de Vigo. Cedida

El martes por la tarde, los gallegos del sur de la provincia de Pontevedra tenían, al menos, quince salidas al monte organizadas en diferentes zonas para poder rescatar caballos, lobos y cualquier animal que saliese al paso. La ayuda está viniendo también desde fuera. En uno de esos grupos, la gente de fuera de Galicia, se fue organizando a su aire para desembarcar en Galicia en sus respectivos vehículos. Fue como cuando el fenómeno de la “marea blanca”, la reacción a la marea negra del chapapote en 2002. Una marabunta de solidaridad. Lo que parece que también se está desatando ahora.

De la nada, surgió también una coordinadísima organización en cuanto a recibimiento de medicamentos y de productos sanitarios. Es de lo que más hace falta para atender a los animales. De ese modo, los voluntarios espontáneos de esta respuesta solidaria están poniendo a disposición de quienes quieran y puedan puntos de entrega de dinero o medicamentos para comprar antibióticos, suero, gasas, silvederma, vendas, yodo, guantes de látex o vinilo cremas, guantes de trabajo, vaselina líquida… Los lugares en los que se puede colaborar han sido rápidamente localizados: Móstoles, Vallecas, Santander, Oviedo, Tarragona, etc.

Algunos veterinarios presentes en las zonas de rescate agradecían el apoyo. Los recursos y las personas disponibles rebasaban las enormes necesidades tras los incendios. Una gran noticia.

-Hola, soy de Pamplona, tengo pensado coger mi coche y salir mañana hacia Galicia, ¿a quién le viene bien?

-Buenas, salgo mañana desde Madrid. ¿Alguien que se venga o que necesite transporte?

-Hola, soy ATV (Ayudante Técnico Veterinario) en Madrid y este fin de semana iré con otras ATVs, especialistas animales y caninos a Vigo.

-Hola, soy de Sevilla, ¿alguien del sur que vaya en coche o que se esté organizando para ir en bus?

Y así decenas y decenas de mensajes. La felicidad es comprobar, al día siguiente, que muchos de esos números han conseguido su objetivo. Que han llegado a Galicia. Que han evitado que un caballo o un pequeño mirlo pereciesen entre las llamas. Vuelve el espíritu del "Nunca Máis".