En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

domingo, 25 de marzo de 2018

Le lanzaron aceite hirviendo por pedir comida, pero ella luchó y siguió amamantando a sus cachorros (Vídeo)

La crueldad del humano nunca le impidió cumplir con su rol de madre, la rescataron con sus cachorros y, aunque su recuperación fue lenta, pudo tener una segunda oportunidad.

Tomado de Mi Amigo del Alma.com


Lina es una perrita callejera de Merlo, Argentina, que según los antecedentes el animal se acercó a una casa para pedir comida, pero la dueña del lugar se lo impidió y  para alejarla le tiró aceite hirviendo.


“Así la encontramos, con heridas y quemaduras en su lomo, en su cabeza y parte de uno de sus ojos. La imagen era desgarradora porque ella, con todo el dolor que uno puede imaginar, seguía amamantando a sus cachorros”, recuerda Carolina, una de las voluntarias del Proyecto 4 Patas.


Pese al lamentable ataque del que fue víctima, los cachorros de Lina estaban en buenas condiciones aunque un poco parasitados. “De todos modos los apartamos de ella en cuanto empezaron a alimentarse solos porque con la piel en carne viva y los cachorros caminando por encima de ella, Lina probablemente sintiera mucho dolor y era un sufrimiento evitable en el que nosotros podíamos colaborar”, aclaró la voluntaria.


Afortunadamente, Lina se ha recuperado de sus lesiones, su ojo evolucionó favorablemente, pese a que se temía que perdería la visión. “Siempre fue buenísima, aunque un poco desconfiada al principio; aún así se dejaba curar esas heridas tan dolorosas sin resistirse ni una sola vez. Y tardó muy poco en empezar a mover la cola cada vez que nos veía.


El desenlace de esta historia es aún más esperanzador, ya que sin siquiera haberse organizado una campaña la perrita fue adoptada por una familia que cuidaba desde antes a Alfio, otro perrito rescatado de la calle.

Fuente:  Proyecto4Patas