En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

martes, 9 de enero de 2018

“A Bayamo en coche”: los caballos desprotegidos y maltratados (Vídeo)

Bayamo, ciudad cubana de los coches. Y del maltrato a los caballos que tiran de esos coches.

Artículo de Ernesto Morales, tomado de CiberCuba.com

Captura.
El romanticismo alrededor de esta urbe del oriente cubano ha llevado a los coches (carruajes llegados desde París en el siglo XIX) a ser uno de los grandes elementos identitarios de Bayamo, pero a expensas de silenciar una realidad mucho menos noble: la desprotección de los animales que echan a andar estos coches.

A pesar de que los primeros coches llegaron a la ciudad con finalidades de paseo esporádico, siempre como símbolo de riqueza y status, desde la segunda mitad del siglo XX los coches se convirtieron en el más eficaz transporte urbano de Bayamo.

Los clásicos cargan seis personas en el interior del carruaje, y dos encima: cochero y un pasajero adicional. Los construidos para transportar mayor cantidad de personas (llamados “Cativanas”) llegan a transportar hasta 12 pasajeros. En ambos casos, el carruaje siempre va tirado por un solo caballo.

Un caballo que se enfrenta a todo tipo de terrenos dentro de la ciudad: asfalto hirviente de mediodía, piedras, fango, aguas albañales. Además, un caballo explotado durante un mínimo de 6 horas y hasta 10 diarias, con pésima alimentación y cuidados para heridas y lastimaduras.

Pero lo peor son los golpes. Por cualquier parte de la ciudad de Bayamo pueden verse las terribles escenas de palizas con látigos cuando los caballos, por cansancio o por lastimaduras, se niegan a caminar. Los cocheros no les permiten dejar de ganar dinero: les abren las carnes a fustazos que jamás merecen alguna penalidad por parte de las autoridades.

La famosa Ley contra el Maltrato Animal, reclamada por activistas cubanos e ignorada olímpicamente por la Asamblea Nacional del Poder Popular, tendría en los caballos de Bayamo a unos de los primeros beneficiados. Los propios cocheros reconocen que no hay autoridad alguna que se preocupe por cómo ellos tratan a sus propios animales.