En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

sábado, 18 de octubre de 2014

Los elefantes buscan agua en el desierto de Namibia detectando tormentas a 250 kilómetros

En su artículo, publicado en la revista PLoS ONE , los investigadores -dirigidos por Michael Garstang, de la Universidad de Virginia- describen cómo trabajaron con una docena de elefantes en Namibia y descubrieron que éstos eran capaces de detectar las precipitaciones desde grandes distancias y avanzar hacia ellas.

Enviado por Ecoticias.com


Un equipo internacional de investigadores ha determinado que los elefantes son capaces de detectar tormentas de lluvia a 250 kilómetros de distancia.

En su artículo, publicado en la revista , los investigadores -dirigidos por Michael Garstang, de la Universidad de Virginia- describen cómo trabajaron con una docena de elefantes en Namibia y descubrieron que éstos eran capaces de detectar las precipitaciones desde grandes distancias y avanzar hacia ellas.

Namibia, como gran parte del sudoeste de África, es un lugar cálido y seco durante la mayor parte del año, por ello los animales que viven allí han aprendido a aprovechar la temporada de lluvias que tiene lugar cada año entre enero y marzo. Los elefantes son uno de esos animales que beben y chapotean en las corrientes repletas temporalmente o en los agujeros de riego.

Estos animales son salvajes y migratorios, con rebaños casi constantemente en movimiento en la búsqueda de comida y agua. Un equipo de científicos ha aprovechado esta actividad a lo largo del año con el fin de entender mejor los patrones de migración de las manadas de elefantes que "llegan a ser extraños durante la temporada de lluvias", según han explicado.

En anteriores trabajos, varios expertos encontraron que las manadas cambian de dirección repentinamente sin razón aparente. Para saber por qué ocurría esto, los científicos colocaron dispositivos de localización GPS en 14 elefantes desde 2002 a 2009. Cada ejemplar era miembro de un grupo distinto. De este modo se ha podido comparar sus movimientos en cada zona.

También se rastrearon las precipitaciones a partir de datos de satélites meteorológicos. Y ha sido mediante el análisis de los datos de ambas fuentes que el equipo fue capaz de ver que los cambios repentinos en la migración se deben a la intención de los elefantes de ir hacia dónde está la lluvia. "Lo sorprendente es que había casos en los que la manada se encontraba a 250 kilómetros de donde se producían las precipitaciones", apunta el trabajo.

En el estudio, los investigadores dicen que no se pueden decir con certeza que los elefantes son capaces de detectar las lluvias, pero sospechan que sí que pueden de oír truenos o la lluvia golpear el suelo, a gran distancia.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario