En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

jueves, 21 de mayo de 2015

Tres meses de cárcel por atar un perro en la playa hasta morir ahogado

El Juzgado de lo Penal número tres de Huelva condena a una persona que ató al perro de su madre a una roca en la playa, para que cuando subiera la marea el animal muriera ahogado

Artículo de Santiago González, tomado de Cadena SER.com

Imagen del animal fallecido publicada en el Facebook del condenado y
difundida por la Guardia Civil.
El Juzgado de lo Penal número tres de Huelva condena a una persona por un delito de maltrato animal y le impone una pena de prisión de tres meses, no sólo por causar la muerte del perro de su madre, sino además por el sufrimiento innecesario e injustificado al que lo sometió.

Lo ató a una piedra de grandes dimensiones en una playa de Ayamonte para que muriera ahogado cuando subiera la marea. Ocurrió en marzo de 2013. Aunque el acusado negó los hechos, el juez ha considerado probados los hechos basándose en su confesión ante la Guardia Civil y el médico forense, así como el pantallazo de su página de Facebook en la que explicaba por qué lo hizo. También se ha tenido en cuenta la inspección ocular llevada a cabo en el lugar de los hechos.

La sentencia considera probado que esta persona llevó al perro de compañía de su madre hasta un caño perteneciente al paraje natural de las Marismas de Isla Cristina, en el término de Ayamonte. Allí fue donde lo ató a una piedra lo suficientemente grande como para que no pudiese moverla por sí sólo, sin escapatoria posible. La subida de la marea se encargó de lo demás.

Fue un ciudadano el que alertó a la Guardia Civil sobre lo ocurrido, tras ver en la red social de Facebook una fotografía de un perro muerto a orillas del mar. El acusado se justificaba en ese mismo espacio en que no tenía dinero para sacrificarlo por medios legales.

votar