En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

viernes, 23 de febrero de 2018

Un vecino de Piedras Albas es condenado a cuatro meses de prisión por maltratar a su perra

El exdueño declaró que estaba enferma y no la sacrificó por pena; en la actualidad Tanita está curada y vive con una familia de acogida.

Artículo de Sergio Lorenzo, tomado de Hoy.es

Responsables de El Refugio muestran ayer cómo estaba / L. CORDERO
«En 22 años que llevo en protección animal, nunca he visto un caso parecido al de esta perra que rescatamos en Piedras Albas», afirmaba ayer Nacho Paunero, presidente de la protectora de animales El Refugio, de Madrid. Lo decía delante del Palacio de Justicia de Cáceres, sujetando una pancarta que reproducía la imagen de la perra el día que se hicieron cargo de ella, avisados por el Ayuntamiento de Piedras Albas.

La perra, que ha sido bautizada por la protectora con el nombre de Tanita, fue rescatada en mayo de 2016 por el Seprona de Valencia de Alcántara y entregada a El Refugio. Estaba literalmente en los huesos, como se podía ver en la imagen de la pancarta. Según señaló El Refugio tenía claros síntomas de deshidratación e inanición, con diarrea con sangre, vómitos, anemia muy severa, una grave insuficiencia hepática, tenía pulgas y garrapatas, y dio positivo en dirofilariosis, enfermedad infecciosa cuyo pronóstico es mortal, en caso de no administrar el tratamiento veterinario adecuado.

El miércoles se celebró, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres, el juicio contra el antiguo propietario de la perra bóxer, Salustiano R. G. que tenía a la perra en mal estado en el patio de su vivienda.


Antes del juicio, que comenzó alrededor de las once de la mañana, la abogada del Refugio tenía pensado solicitar para el acusado un año de prisión y tres de inhabilitación para el ejercicio de cualquier profesión que tenga relación con la tenencia, custodia o compraventa de animales domésticos. La fiscal solicitaba nueve meses de prisión y el abogado defensor, Jacinto Cuño, la libre absolución. «Es increíble que le acusen de maltrato, cuando la perra estaba enferma, tenían que sacrificarla y no lo hizo porque le daba pena, por el cariño que le tenía». Negó que no le hubiera dado de comer, señalando que la perra estaba enferma y quizás el dueño no tenía los medios económicos para curarla, ya que es un hombre que trabaja en el campo, que gana poco más de 600 euros al mes.

Una vez iniciada la vista, el titular del Juzgado no admitió como parte a la Protectora El Refugio, ya que se había presentado como acusación particular y debía hacerlo como acusación popular.


El abogado defensor y la fiscal llegaron a un acuerdo: que Salustiano R. G. fuera condenado a cuatro meses de prisión y estar inhabilitado para tener y comerciar con animales de compañía durante un año.

Mientras se decidía la pena a imponer a su antiguo dueño, Tanita estaba con una familia que la tiene acogida en Madrid. Está totalmente curada, aunque los miembros del Refugio dicen que aún se encuentra algo afectada por lo que había sufrido en Piedras Albas.