En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

jueves, 8 de febrero de 2018

Tres patas de elefante convertidas en paragüero y taburetes que quería vender un vecino de Toledo

Las patas del elefante africano servían como paragüero y taburetes y pretendía venderlas por Internet.

Tomado de En Castilla La Mancha.es

Las patas de elefante africano que servían como paragüero y taburetes.
Les puede parecer increíble, pero no lo es. El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha intervenido tres patas de elefante africano a un vecino de Toledo que las intentaba vender por internet. Además, también se ha incautado de un colmillo de la misma especie y que estaba expuesto en un comercio de la ciudad, tal y como ha informado la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Colmillo de elefante africano expuesto en el escaparate de una tienda en
Toledo.
Tanto las patas como el colmillo han quedado a disposición del inspector-administrador de Aduanas e Impuestos Especiales de la provincia de Toledo ya que se considera tenencia y comercio sin los requisitos legalmente establecidos. O, lo que es lo mismo, una infracción administrativa de contrabando.

Las patas de elefante que querían vender por internet

Fue el Seprona quien a través de una página de internet localizó las tres patas de elefante “Loxodonta africano” que habían sido transformadas en un paragüero y dos taburetes y que habían sido puestas a la venta por un vecino de la ciudad de Toledo.

Mientras, en un episodio aparte y gracias a la colaboración ciudadana, los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un colmillo de marfil tallado de la misma especie de elefante en el escaparate de un comercio de la ciudad.

Ambas personas carecían de las autorizaciones pertinentes para su posesión o venta, por lo que la Guardia Civil las decomisó. Fue un inspector del Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones quien determinó la autenticidad de las piezas.