En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

martes, 27 de febrero de 2018

¿Qué ocurre cuando un centro de animales se llena?

Pues que se colapsan. Sí, se llenan. Es ese el momento en el que han de optar por el sacrificio de algunos de ellos.

Artículo de Diario Información.com


Recientemente hemos conocido cómo algunos centros de recuperación de especies comienzan a tener serios problemas para acoger a nuevos animales. La polémica no es nueva. Si sólo entran animales pero no salen, ¿qué se puede hacer con ellos?

Estos centros, en su mayoría tan desconocidos, son oficiales y dependen directamente de Medio Ambiente. Su labor es recuperar animales salvajes de nuestro entorno. Por tanto, no se dedican a recoger animales de compañía ni tampoco exóticos; es decir, ni perros, ni gatos, ni loros, ni iguanas, ni, por supuesto, cerdos vietnamitas. Otra cosa es que, a veces por ayudar, lo hagan.

¿Y por qué recogen animales como, por ejemplo, búhos, águilas o zorros si viven en libertad? Pues porque se encuentran heridos, enfermos o necesitan ayuda. Entonces los rescatan, los curan e, incluso, cuando están recuperados los sueltan para que puedan vivir en libertad. Sin embargo, no siempre es posible hacerlo.

¿Y qué ocurre entonces? Pues que se colapsan. Sí, se llenan. Es ese el momento en el que han de optar por el sacrificio de algunos de ellos o, por el contrario, por el cierre de la entrada a más animales. En realidad, en la práctica, ambas medidas tienen el mismo resultado porque, al fin y al cabo, el animal que no entra y necesita ayuda acaba muriéndose fuera. Esa es la verdad.

Por otro lado, entre las funciones de estos centros hay una más que aún no he comentado. Se trata la recogida de especies invasoras. Actualmente son los únicos autorizados para recoger mapaches, coatís, galápagos de Florida, cotorras, etc, etc.

Así, esos animales que algunos venden, compran y abandonan con tanta facilidad, acaban siendo recogidos en estos centros con el final que todos ustedes ya pueden imaginarse: efectivamente, el sacrificio. ¿Se dan cuenta? Mientras tanto, ni se crean nuevos centros específicos para esos animales ni tampoco se amplían los existentes. Una auténtica vergüenza.

¿Culpables? Por un lado, la Administración que pisa moqueta y todo lo ve desde la comodidad de un despacho. Y, por otro, por supuesto, los de siempre, los políticos que, aunque prometen y hablan mucho, en realidad, casi nunca hacen ni dicen nada.