En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

lunes, 26 de febrero de 2018

Un esquiador estadounidense denuncia las condiciones de las granjas de perros de Corea

Es el mismo atleta cuyo beso gay tras competir en los Juegos de Invierno dio la vuelta al mundo.

Tomado de 20Minutos.es

El esquiador estadounidense Gus Kenworthy, en una granja de perros en
Corea del Sur. GUS KENWORTHY INSTAGRAM
Gus Kenworthy, esquiador estadounidense que participa en los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang, ha vuelto a ofrecer titulares por motivos diferentes al deporte. Si el pasado martes lo hizo por el beso que le dio a su novio tras competir, ahora es por la denuncia que ha hecho de las condiciones en las granjas de perros (para consumo de su carne) en Corea del Sur.

En su cuenta de Instagram, Kenworthy cuenta cómo él y su pareja visitaron "una de las 17.000 granjas de perros que hay aquí, en Corea del Sur". "A lo largo y ancho del país hay 2,5 millones de perros siendo criados como comida en algunas de las condiciones más perturbadoras imaginables", explica Kenworthy. "Sí, hay una discusión acerca de que comer perro es parte de la cultura coreana y, aunque no estoy de acuerdo, admito que no es mi tarea imponer cotumbres occidentales a la gente de aquí", explica, para luego añadir que "de todos modos, la manera en la que estos animales son tratados, es completamente inhumana, y la cultura no debería ser nunca una excusa para la crueldad".

Kenworthy visitó una granja "de la que me dijeron que los perros estaban en buenas condiciones en comparación con otras granjas. Los perros estaban malnutridos y físicamente maltratados, hacinadios en pequeños corrales de alambre de acero y expuestos al helado clima de invierno y a las abrasadoras condiciones del verano".

"Cuando llega el momento de sacrificar alguno se hace delante de los otros perros y por electrocución, a veces llevando 20 agonizantes minutos. Pese a las creencias de algunos, estos perros no son diferentes a los que llamamos mascotas en casa. Algunos llegaron a ser mascotas alguna vez y fueron robados o encontrados y vendidos al mercado de la carne de perro", explica Kenworthy, que reveló que la granja que visitó ha sido cerrada "gracias al trabajo duro de la Humane Society International y a la cooperación del granjero, que vio el error de sus métodos". Los 90 perros rescatados serán llevados "a Estados Unidos y Canadá y allí encontrarán un hogar". Kenworthy adoptó un cachorro, al que ha llamado Beemo, y al que se llevará a Estados Unidos en cuanto estén todas las vacunas administradas. Finalmente, el atleta hace un llamamiento para ayudar a los perros de las granjas coreanas.

This morning Matt and I had a heart-wrenching visit to one of the 17,000 dog farms here in South Korea. Across the country there are 2.5 million dogs being raised for food in some of the most disturbing conditions imaginable. Yes, there is an argument to be made that eating dogs is a part of Korean culture. And, while don't personally agree with it, I do agree that it's not my place to impose western ideals on the people here. The way these animals are being treated, however, is completely inhumane and culture should never be a scapegoat for cruelty. I was told that the dogs on this particular farm were kept in "good conditions" by comparison to other farms. The dogs here are malnourished and physically abused, crammed into tiny wire-floored pens, and exposed to the freezing winter elements and scorching summer conditions. When it comes time to put one down it is done so in front of the other dogs by means of electrocution sometimes taking up to 20 agonizing minutes. Despite the beliefs of some, these dogs are no different from the ones we call pets back home. Some of them were even pets at one time and were stolen or found and sold into the dog meat trade. Luckily, this particular farm (thanks to the hard work of the Humane Society International and the cooperation of a farmer who's seen the error of his ways) is being permanently shut down and all 90 of the dogs here will be brought to the US and Canada where they'll find their fur-ever homes. I adopted the sweet baby in the first pic (we named her Beemo) and she'll be coming to the US to live with me as soon as she's through with her vaccinations in a short couple of weeks. I cannot wait to give her the best life possible! There are still millions of dogs here in need of help though (like the Great Pyrenees in the 2nd pic who was truly the sweetest dog ever). I'm hoping to use this visit as an opportunity to raise awareness to the inhumanity of the dog meat trade and the plight of dogs everywhere, including back home in the US where millions of dogs are in need of loving homes! Go to @hsiglobal's page to see how you can help. #dogsarefriendsnotfood #adoptdontshop ❤️🐶
Una publicación compartida de gus kenworthy (@guskenworthy) el