En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Maltrato animal, la cara no amable de San Andrés

Un nuevo caso, difundido en redes sociales, reaviva la discusión.

Artículo de Silvana Sánchez, tomado de El Tiempo.com


Los perros, animales fieles y cariñosos, son muchas veces víctimas del
maltrato. Foto: Archivo particular de Silvana Sánchez.

El panorama es habitual para muchos, tanto que algunos turistas lo dejan registrado en sus cámaras de vídeo: los animales domésticos que habitan la isla de San Andrés viven condiciones de abandono y maltrato animal.

Las fundaciones animalistas lo han denunciado en diferentes ocasiones.

Incluso, algunas de ellas realizan misiones para viajar hasta la isla y traer a los animales a ciudades como Bogotá, Medellín y Cali, lugares donde buscan un hogar para ellos.

Un mensaje difundido por la Fundación Adopta No Compres en Facebook volvió a revivir la discusión y también la indagación. Se trata de la historia de Rocko, un dogo argentino que fue encontrado amarrado con un cable a un árbol y encima de un colchón viejo en un basurero alejado de San Andrés.

El rescate se realizó el jueves 22 de diciembre y la noticia se dio a conocer en la plataforma el lunes 26 del mismo mes. En esta, la Fundación afirmaba que el animal había sido encontrado desnutrido, débil y enfermo. Se señalaba, además, que tenía aproximadamente seis años y que había sido rescatado por un grupo animalista de la isla tras conocerse el caso.

"Estaba en un lugar de difícil acceso porque era un basurero alejado y había estado lloviendo mucho, había lodo por todo lado. Tuvimos que pedir ayuda al Ejército para sacarlo", cuenta Indira Pérez, animalista que participó en su rescate.

Rocko fue trasladado a la veterinaria Pet Sai donde se le diagnosticó desnutrición y deshidratación severa, erliquia, gusano del corazón y parálisis en sus patas traseras. En medio de las indagaciones Indira descubrió que el perro tenía dueño. "Fuimos a buscar al señor David Ortiz, su dueño, y nos dijo que estaba sorprendido porque él le había entregado a un amigo el perro para que le hicieran el procedimiento de eutanasia", dijo Pérez.

Pese a los esfuerzos realizados por los animalistas, Rocko murió el 27 de diciembre.


Desde la Unidad de Redes Sociales de EL TIEMPO buscamos a David Ortiz, el dueño de Rocko, quien insistió en desconocer la situación del animal. “No sé qué pasó con la persona a la que se lo entregué. Yo estaba confiado en que le habían realizado la eutanasia porque me devolvieron el collar; pero, no me han querido dar una explicación. No sé si se le soltó al muchacho o qué pasó”.

Agregó que tomó la decisión porque el perro venía de un decaimiento. “Le hicimos tratamiento en un lado y en otro y no mejoraba nada”. También dijo que insistió en varias ocasiones en la idea de la eutanasia, pero que los veterinarios ignoraron la petición.

Laura Rodríguez, directora de la Fundación Adopta No Compres, que ha liderado jornadas de esterilización y rescate en la isla, colaboró en el proceso de recuperación de Rocko, pese a su grave estado. Su idea era estabilizarlo y trasladarlo a Bogotá. Sin embargo, el perro no resistió y murió mientras era atendido por profesionales.

"Fue una irresponsabilidad lo que hicieron al dejarlo amarrado a su suerte. Si el perro se enfermó, debieron haber asumido toda la responsabilidad y estar pendientes de él hasta el final", dijo Rodríguez.

"El perro era un esqueleto entero, tenía la mirada perdida y triste. Se notaba que ya no tenía ganas de seguir luchando por vivir. Estábamos haciendo todas las pruebas para ver si resistía el viaje; pero, no recibía ni agua ni alimento y seguía muy desanimado. El perro murió de pena moral", dijo Pérez.

La defensora agrega que este es un “caso de crueldad extrema”, porque además de estar enfermo, Rocko tenía una parálisis en sus patas traseras, estaba abandonado en un lugar remoto y lo único que estaba claro era que nadie quería hacerse responsable de él.

SILVANA SÁNCHEZ
Unidad de Redes Sociales

votar