En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

jueves, 23 de mayo de 2019

Camagüeyana brinda refugio en su casa a más de cien perros y cien gatos abandonados

Según la cubana de 44 años, la mayoría de las mascotas que llegan a sus manos se encuentran en pésimas condiciones de salud o muestran señales de haber sido maltratados.

Tomado de CiberCuba.com

La camagüeyana Daimara Herrera, de 44 años, junto a sus mascotas
| Foto © Juventud Rebelde / Yahily Hernández Porto
Camagüey.- La camagüeyana Daimara Herrera lleva más de una década ofreciendo refugio en el patio de su vivienda a animales abandonados. Actualmente, acumula un aproximado de cien perros e igual cantidad de gatos bajo su cuidado, informó el diario oficialista Juventud Rebelde.

“Son tantas las personas que me agradecen y alientan, que recoger a los perros y gatos callejeros ya forma parte de mi vida. No puedo dejarlos tirados”, confesó Daimara al medio citado.

Juventud Rebelde / Yahily Hernández Porto
Según la cubana de 44 años, la mayoría de las mascotas que llegan a sus manos se encuentran en pésimas condiciones de salud o muestran señales de haber sido maltratados. Por ello, no siempre sobreviven pero “tampoco mueren sin atención”. Los más afortunados son adoptados y los que no, envejecen en esa “gran familia callejera”.

Para la alimentación de los animales Daimara necesita diariamente un aproximado de “20 libras de arroz y no menos de una tanqueta de pescado”, priorizando siempre a los más pequeños y enfermos. Mientras que en el caso de los felinos, reciben tres comidas al día para que no molesten a los vecinos.

Juventud Rebelde / Yahily Hernández Porto
“El tratamiento médico es individualizado e incluso, cuando llegan aquí, se les hace un examen integral y se les pone en cuarentena, para curarlos de cualquier enfermedad”, describió la camagüeyana.

La hora del baño es una faena que requiere de la ayuda de familiares y amigos, al realizarse en intervalos durante el día escogido y por orden de prioridad. Afortunadamente, la historia de Daimara ha inspirado a otros pobladores, quienes se han sumado de forma incondicional a las labores de protección.

Mis animales son recogidos en las calles por personas muy preocupadas, quienes ayudan con donaciones, sobre todo de medicamentos. De esta manera, afirmó, ha crecido la familia de hombres y mujeres solidarios”, narró.

Actualmente en Cuba no existe una Ley de Protección Animal, a pesar de ser un reclamo continuo de unas pocas instituciones y grupos activistas nacionales.

Las agrupaciones, de forma independiente y sin asistencia del Gobierno, intentan concientizar sobre el problema de los animales que vagan por las calles sin comida ni techo, a riesgo de ser atropellados por autos o atacados por personas. Igualmente, dirigen sus esfuerzos hacia el rescate y la adopción.

Muchos, en su momento, vieron el nuevo proyecto de Constitución como el espacio idóneo para empujar una base legislativa que regulara el trato a los animales en el territorio nacional. Sin embargo, esto no ocurrió, aún cuando en la Isla existen varias prácticas que pueden ser calificadas como maltrato animal.

A inicios de abril se llevó a cabo la primera peregrinación por el Día del Perro en Cuba, bajo la coordinación de la revista cubana independiente, Arca, y miembros de la red de Cubanos en Defensa de los Animales (CEDA) y Protección de Animales de la Ciudad (PAC).

La concentración comenzó alrededor de las 9:00 a.m (hora local) en el capitalino monumento a El Quijote. Los presentes asistieron acompañados de pancartas que hacían frente al maltrato animal y exigían la aprobación de una norma sobre el tema. Muchos, incluso, llevaron consigo a sus mascotas.

Luego de 3 kilómetros, la ruta culminó en el Cementerio de Colón, con la visita a la tumba de la activista estadounidense Jeannette Ryder (1866-1931), fundadora de la Sociedad Protectora de Niños, Animales y Plantas, también conocida como Bando de Piedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario