En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

viernes, 27 de mayo de 2016

Peleas de gallos: tenían más 100 animales preparados para pelear

Por una denuncia anónima, desbarataron una red que organizaba estas peleas. En un predio de Abasto encontraron hasta un ring. Cerca de La Plata.

Tomado de Clarin




A sólo 20 minutos de la capital provincial, los fines de semana, feriados y en “fechas patrias” se organizaban riñas de gallo con apuestas ilegales, compra venta de ejemplares y “grandes premios” para los criadores. No se trata de un cuento de ficción: la policía de La Plata allanó esta semana un predio y secuestró 110 animales preparados para la pelea. Además, allí encontró un ring ovalado con manchas de sangre; 35 picos de metal; dos púas de acero; 11 guantines; 18 bozales de cuero; un cronómetro y frascos con sustancias medicinales.


Los elementos que encontraron en el operativo.

El procedimiento se hizo en 515 y 214, en la localidad de Abasto. Es un complejo de 50 metros de frente y 100 de fondo. Allí estaban las jaulas con los “riñadores”, y sus propietarios quedaron involucrados por un delito previsto en la llamada Ley Sarmiento (14.346) de Protección de los Animales. Según trascendió en fuentes judiciales, los hermanos Franco (39) y Nicolás (29) Alfonsín serían los presuntos organizadores de las peleas, que convocaban hasta 100 personas en cada encuentro.

Las aves en jaulas, habían más de cien.

Todo comenzó con una denuncia anónima que ingresó a una seccional de City Bell y a partir de allí se descubrió un sistema que incluiría la comercialización y adiestramiento de los animales. En el mercado marginal cada gallo preparado para la riña cuesta hasta 4.000 pesos (unos 255 euros), dijeron los investigadores.

La causa se tramita en la fiscalía de Alvaro Garganta y el subcomisario está a cargo de la investigación Daniel Claure. El complejo está clausurado y custodiado por personal de la Bonaerense. No pudieron trasladar los ejemplares porque “no tendríamos donde ubicarlos”, admitieron los funcionarios. Según se explicó, hay animales heridos, otros con miembros amputados.


El ring donde hacían las peleas tenía manchas de sangre.

El negocio clandestino que se mueve alrededor de esta actividad incluye el tráfico de sustancias medicinales y en la Justicia platense no descartan que también haya comercio de estupefacientes. Las peleas se promocionaban por las redes sociales y por circuitos clandestinos de difusión.

En los rodeos había competidores de otros puntos del Conurbano y también llegaban “galleros” del resto del país. “Sabemos que había participantes que venían desde La Matanza y la zona oeste del Gran Buenos Aires”, admitió uno de los oficiales, que trabajó en el operativo.


También encontraron trofeos en el lugar.

El “reñidero” platense quedó desmantelado, pero la investigación continúa. Garganta y la jueza Marcela Garmendia autorizaron el rastreo de las llamadas de varios celulares incautados en el procedimiento.

Las riñas de gallos en el país encuentran los primeros antecedentes en las épocas de la Colonia. Una práctica que llegó con los españoles y perduró varios siglos hasta que se prohibió hace 30 años. Pero que aún persiste en circuitos clandestinos, según quedó expuesto en el operativo realizado en Abasto.

votar