En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

domingo, 3 de diciembre de 2017

La zarigüeya que se hizo pasar por un gato y engañó a una abuela

La abuela de Eric Hertlein, un joven de Kansas, EEUU, acoge a gatos sin hogar y les proporicona una cama en su porche cerrado y comida. Pero, uno de los animales que ella pensó que era un gato, en realidad resultó ser una zarigüeya.

Tomado de Telecinco.es

Eric Hertlein
Una mujer de Kansas, Estados Unidos, adora los animales y tiene como costumbre acoger a gatos sin hogar. Normalmente les pone una cama en su porche cerrado y algo de comida. A veces, incluso, les deja entrar en la casa. Sin embargo, en los últimos meses, ha estado cuidando a un animal que resultó no ser un gato, y ni siquiera se dio cuenta.

Foto: The Dodo

Cuando su nieto Eric Hertlein fue a visitar a su abuela, el joven se dio cuenta de que ese animal era diferente al resto de felinos. En una cama, acurrucada, se encontraba una zarigüeya. Eric, ante la sorpresa, fue a contárselo todo a su abuela bastante alarmado. A ella, según Eric, no le importó que este animal fuese un impostor: “Simplemente se sentó, se acercó y me miró con una gran sonrisa y me dijo que la zarigüeya no le había molestado y que le parecía bien que estuviese allí”.

Eric Hertlein junto a su abuela.


Eric dijo a The Dodo: “Mi abuela me aseguró que era uno de sus gatos. Le dije que no era lo que ella pensaba que era. Incluso le había puesto un nombre: ‘Tete’. Me reí durante unos cinco minutos y mi abuela no se dio cuenta hasta que comencé a señalar la nariz puntiaguda y la cola delgada. No se había dado cuenta de que no era un gato”.

Curiosamente, los otros gatos también aceptaron a la zarigüeya como si fuese uno más y es posible que supiesen desde el principio su verdadera identidad. Todavía no se sabe muy bien como llegó ‘Tete’ hasta allí.