En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Un nacimiento insólito

A pesar de llevar casi 30 años conviviendo con estos animales, el pasado mes fue protagonista de una noticia que aún tiene a los expertos en vilo.

Artículo de María San Gil, tomado de Noticias de Navarra


Domingo Aguerri "Txomin", junto a la yegua que parió a finales de agosto a
las dos potrillas de la imagen, algo muy poco común. (María San Gil)

MARCILLA.- Un hobby, una afición y una pasión de la que no te puedes despegar ni dejar de lado un solo día al año y, a pesar de todo, aunque sacrificada, muy satisfactoria. Así define Domingo Aguerri, Txomin, vecino muy conocido de Marcilla, su querencia y su predilección por los caballos.

Y es que lo que empezó en el año 1987 con la compra de una yegua siguiendo la afición de su padre, a día de hoy se ha convertido en un estilo de vida puesto que Aguerri tiene 24 animales entre caballos, yeguas, potros y ponis. “Es algo que te engancha, no lo puedes dejar y aquí no hay nada de negocio. Los tengo porque me gustan mucho”.

A pesar de llevar casi 30 años conviviendo con estos animales, el pasado mes fue protagonista de una noticia que aún tiene a los expertos en vilo. Y es que una de sus yeguas, Huelva IX, una pura raza española de diez años, parió dos potrillas gemelas, algo, insistía este marcillés, “insólito y muy raro puesto que normalmente abortan o el veterinario lo frena”.

Estas potrillas, a las que en un primer momento no quisieron ni bautizar por si no salían adelante, ahora corretean como locas por las fincas, comen y hacen vida normal. Los dos animales, cuyo padre es Máximo Julio, de cuatro años y también un pura raza española, nacieron el pasado 21 de agosto y se adelantaron bastante puesto que el parto estaba previsto para el 9 de septiembre.

Cuando llegué al campo la yegua ya había parido y me quedé helado cuando vi a los dos animales junto a ella, uno marrón y otro negro. Cuando estábamos con ella pensábamos en lo gorda que estaba pero jamás se nos había ocurrido pensar esto”.

Precisamente la más oscura, de nombre Triana, explicaba Txomin, era un poco más pequeña que la marrón, Candela, pero en la actualidad ambas potras están perfectamente, algo que sigue sorprendiendo a los amantes de este mundo, veterinarios y aficionados.

Sus grandes ayudantes, puesto que se trata de un trabajo que no entiende de fines de semana, festivos, mañanas, noches, fríos o calores, son Maikel Dubal y Benito Aguerri, su padre, el que le metió el gusanillo y la afición por los caballos y el que más le ha ayudado y le ayuda, tal y como apuntaba. “Todos los días tienes que ir y, además, yo me encargo también de hacerles y colocarles las herraduras, de darles de comer, de limpiarlos, etc”.

Su caballo predilecto, aunque hay muchos que le gustan como el hispano-árabe, es el pura raza española, un animal “muy noble y fácil de tocar y de trabajar con él. Tiene mucha estampa, es muy vistoso con el cuello ancho y con mucha crin”.

Alguno de ellos, comentaba este amante caballar, ya ha empezado a dejarse domar y montar y a todos ellos los tiene distribuidos por fincas que se encuentran junto al casco urbano de la localidad ribera. Muchos son los que pasean por allí y se paran a contemplar estos ejemplares.

FERIA LOCAL 

Marcilla también es muy conocida por su famosa feria del caballo, una cita que con el paso de los años ha tenido que ir renovándose para seguir atrayendo a visitantes. Y es que, de acuerdo con Txomin, en su día este evento se organizó para potenciar la compraventa de animales, algo que ahora mismo carece de sentido.

En la actualidad hay un grupo de vecinos, amantes de estos animales, que han formado una comisión y, de la mano del Ayuntamiento, están cerrando ya los actos de la feria de este año que tendrán lugar, como suele ser habitual, el 12 de octubre. “Antes era del 8 al 12 pero los tiempos cambian y ahora aglutinamos todo en un solo día, creemos que el 12 al ser festivo”, apuntaba.

“Ahora se apuesta por hacer cosas muy visuales y variadas, que gusten a todo el público. El objetivo es que Marcilla siga siendo un punto de referencia del caballo en Navarra”, insistía Aguerri, al mismo tiempo que revelaba que el próximo día 12 habrá exhibiciones de doma, traída de bueyes y potros, competiciones y muchas otras actividades.

votar