En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

viernes, 10 de noviembre de 2017

¿Hasta cuándo el maltrato animal en Cuba? (Vídeo)

Pese al reclamo de numerosas iniciativas ciudadanas (como los grupos de protección PAC y CeDA), el Parlamento cubano sigue sin aprobar una ley de protección que incorpore a la legislación cubana el trato digno a estos seres más vulnerables que también son parte de nuestra sociedad.

Artículo de Rafa Pérez, tomado de CiberCuba.com

Un empleado de zoonosis con un perro cogido por una pata al que tira
brutalmente dentro del coche de dicho organismo. Foto: Captura del vídeo.
El pacifista y pensador hindú Mahatma Gandhi tenía claro que “la grandeza y el progreso moral de una nación se mide por la forma en que trata a sus animales”. Cuba es un ejemplo vergonzoso en esta materia, y te explicamos por qué.

En un país donde los derechos civiles y políticos de sus ciudadanos son pisoteados de forma habitual, no sorprende a nadie que los derechos de los animales queden relegados a un segundo plano. Un video elaborado por la plataforma cubana El Toque da fe de ello.

Son muy escasas en Cuba, para no decir inexistentes, las iniciativas gubernamentales enfocadas a la protección animal: no existen campañas para la visualización del abuso y la explotación de los animales; no existen campañas para el control de la sobrepoblación, mediante la regulación de la natalidad; no existen centros de acogida, rescate y adopción; no existen entidades estatales con un accionar concreto, real y sostenido en la salvaguarda del bienestar de estos seres; no existe una red de denuncia, ni mecanismos destinados a la educación de la sociedad en aras de paliar estos males.

Esto es lo que sí existe en Cuba: el permiso para la explotación con fines comerciales; la autorización para la venta, no importa bajo qué condiciones se lleve a cabo la misma; la impunidad para aquellos que ejercen el maltrato en plena vía pública; los zoológicos y la depauperación a la que se encuentran sometidos los animales que los habitan; y, finalmente, Zoonosis, la meca institucionalizada de la crueldad animal.

¿Por qué pasa esto en nuestro país? En pleno siglo XXI, Cuba no cuenta con un marco jurídico para los derechos que, con base a una ley universal aprobada desde 1978 por las Naciones Unidas, le son intrínsecos a todo animal.

Pese al reclamo de numerosas iniciativas ciudadanas (como los grupos de protección PAC y CeDA), el Parlamento cubano sigue sin aprobar una ley de protección que incorpore a la legislación cubana el trato digno a estos seres más vulnerables que también son parte de nuestra sociedad.

De acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos del Animal, avalada por la UNESCO y la ONU, el hombre no puede atribuirse el derecho a exterminar a los otros animales o explotarlos; tiene, en cambio, la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los mismos.

La ley proclama además que todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre, y toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.

Según su artículo No. 10, el documento establece que ningún animal será explotado para esparcimiento del hombre; y las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de ellos son incompatibles con su dignidad.

Por último, la Declaración dispone que los organismos de protección y salvaguarda de los animales deben ser representados a nivel gubernamental, y sus derechos deben ser defendidos por la ley, al igual que los derechos del hombre.