En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

miércoles, 1 de enero de 2014

Hedor, ratas y perros salvajes complican el día a día en La Palmita

Esta compleja situación ha sido puesta en conocimiento del Ayuntamiento y denunciada a la Policía Local, hasta el momento sin encontrar una solución.

Artículo de Luis F. Febles, tomado de Diario de Avisos.com

Terraza del inmueble donde habitan los animales en malas condiciones y emana el
hedor. / DA
“No sabemos qué más hacer para vivir con tranquilidad y no tener que aguantar los malos olores, las ratas y los ladridos de perros”. Así se traduce el día a día de un grupo de vecinos de La Palmita, en La Victoria de Acentejo, que desde hace aproximadamente un año tienen que soportar el hedor y la incómoda convivencia con ocho perros salvajes en condiciones insalubres de un vecino que tiene en su vivienda plagas de cucarachas y roedores que campan por su jardín y cuyo inmueble linda puerta con puerta con algunas casas de los residentes.

“Nos llevan por el camino de la amargura y los canes viven entre excrementos que este señor vacía en el contenedor común sirviéndose de cubos que transporta en una carretilla”, tal y como indicaron a este periódico los denunciantes.

Esta compleja situación ha sido puesta en conocimiento del Ayuntamiento y denunciada a la Policía Local, hasta el momento sin encontrar una solución.

Por su parte, la concejala de Sanidad, Ana Belén Pérez (CC), aseguró que “se está buscando la mejor solución, dado que hasta el momento no existen perreras que puedan acoger a los animales”. “No hemos parado de trabajar en este tema y le pedí a los afectados una semana más para remediar el inconveniente”.

En este sentido, la responsable municipal habló recientemente con el propietario de la vivienda y “no tiene reparos en sacarlos del inmueble”. “Incluso contactamos con colectivos de cazadores para integrarlos en su actividad, pero no valen para tal cometido; este Ayuntamiento no archiva el caso”, apostilló Pérez.

El panorama llega a tal extremo que uno de los residentes afectados afirmó: “Se deteriora nuestra convivencia en la urbanización y las viviendas pierden valor, pues con un vecino así se hace muy complicada tanto la venta como el alquiler de las mismas, ya que no hay humano que viva así”.

“En mi caso, he perdido en los dos últimos meses a cuatro familias de inquilinos interesadas que dieron marcha atrás tras asomarse al jardín, haciendo que el problema afecte también a la economía familiar”, concluye uno de los afectados que se dirigió a DIARIO DE AVISOS.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario