En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

miércoles, 15 de abril de 2015

Por derecho, albergue pertenece a los perros: Refugio Franciscano

La encargada del lugar, Ginna Rivara Reyes, no descarta que existan intereses inmobiliarios para sacarlos del lugar.

Artículo de Ximena Mejía, tomado de Excelsior.com.mx

Cada día, los cinco trabajadores del asilo pasean a los perros por la zona
boscosa del predio, donado en 1977 por Antonio Haghenbeck.
Foto: Adopciones Refugio Franciscano A.C.
CIUDAD DE MÉXICO, 15 de abril.- Los mil 478 perros y 56 gatos que viven en los más de diez mil metros cuadrados del Refugio Franciscano A.C. no tienen fracturas expuestas, viven en jaulas limpias, comen bien y salen a pasear todos los días.

En un recorrido que realizó Excélsior, se constató que pitbulls, labradores, beagles y perros criollos se mantienen al resguardo en este predio que donó en 1977 Antonio Haghenbeck y que es cercano a la zona de Santa Fe.


Por ello, luego del operativo del Invea realizado la semana pasada en el que se señaló que había animales maltratados y hacinados, la encargada del lugar, Ginna Rivara Reyes, no descarta que exista interés por desalojarlos y así construir edificios departamentales.


"No es difícil pensarlo. Estamos en un área donde ha crecido muchísimo el impacto habitacional, pero esta área era sólo de los animales. Definitivamente, ¿quién no querría construir aquí? Pero por derecho es de estos animales", sostuvo.

Ubicado en Lomas de Vista Hermosa, a la altura del kilómetro 17.5 de la carretera federal México Toluca, el refugio se divide en el área de rejas donde duermen los animales y una zona boscosa en la que pasean los canes, bajo la vigilancia de cinco trabajadores del lugar.


Los ejemplares portan collares con placas y sus historias de vida remiten indistintamente al maltrato animal: fueron abandonados en la calle por sus dueños, los atropellaron o están heridos. A algunos, por la edad, les cuesta caminar, otros tienen cicatrices de lesiones cuando fueron atropellados y otros renguean luego de haber sido sometidos a cirugías para salvarlos.


"La consigna es salvar sus vidas cuando llegan heridos, se hace todo lo posible con nuestros veterinarios. Este lugar es la esperanza de estos animales que estaban en el infierno".

“Mucha gente se impacta con el tema de las jaulas, pero no puedes tener a casi mil 500 animales sueltos, no se pueden controlar a todos”, señaló Rivara Reyes.

votar