En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

martes, 14 de abril de 2015

Continúan las colisiones de buitres en los Parques Eólicos de Ávila

Se da la circunstancia de que el buitre leonado era un ejemplar adulto, por lo que de la pérdida del ejemplar se podría derivar un daño aún mayor para la especie. En esta época los buitres tienen un pollo pequeño en el nido, y la ausencia de un progenitor podría dar lugar a su pérdida por falta de atención o de alimento.

Enviado por Ecoticias.com


Un miembro del Colectivo Azálvaro dentro de la campaña de vigilancia y denuncia ambiental, ha localizado un nuevo buitre colisionado en un parque eólico del sureste de Ávila. En esta ocasión se trata de un buitre leonado que yacía muerto junto al camino y a un aerogenerador del parque eólico Navazuelo, en el término municipal de Navas del Marqués.

Se da la circunstancia de que el buitre leonado era un ejemplar adulto, por lo que de la pérdida del ejemplar se podría derivar un daño aún mayor para la especie. En esta época los buitres tienen un pollo pequeño en el nido, y la ausencia de un progenitor podría dar lugar a su pérdida por falta de atención o de alimento.

La lista de muertes de rapaces provocadas por los aerogeneradores en el sureste de Ávila continúa engrosándose, superando ya la decena en los últimos tiempos. Recordemos que en el parque eólico Ávila, perteneciente a la empresa Energías de Portugal, el Colectivo Azálvaro denunció al Seprona la aparición entre julio y agosto de 2014 de restos de 8 rapaces, en concreto, cinco buitres leonados, un buitre negro, un milano real y un águila ratonera. En 2013, el Colectivo y la Sociedad Española de Ornitología localizaron, respectivamente, un águila calzada y un buitre negro. Este último buitre negro era procedente de la colonia del Parque Nacional del Guadarrama y se accidentó también en el mismo parque de Enel Green Power en el que se ha localizado este último buitre.

Las muertes de rapaces en los parques eólicos son, sin duda, abundantes, representando los casos localizados por el Colectivo Azálvaro sólo una pequeña muestra, dado que el grupo no dispone de medios para hacer un seguimiento diario y sólo revisa los parques ocasionalmente con la ayuda de voluntarios. “Las muertes detectadas en nuestras salidas, son la punta de iceberg según se refleja en los informes de siniestralidad realizados por las empresas de vigilancia ambiental, y que el colectivo tuvo acceso para su revisión”, según a confirmado la ONG.

Por la gravedad del problema que afecta a especies protegidas, es urgente que se adopten medidas concretas para reducir los accidentes, reparar el daño que se está causando y, si llega el caso, paralizar las instalaciones más peligrosas.

La reiteración de las colisiones de rapaces en los parques eólicos de Ávila y, en particular, en estos parques de Enel Green Power y de Energías de Portugal desgraciadamente no ha merecido la atención del Servicio Territorial de Medio Ambiente ni de las empresas eólicas que se mantienen de brazos cruzados sin hacer nada.

El Colectivo Azálvaro es consciente de que las colisiones han aumentado desde que los buitres se han visto obligados a alimentarse en el vertedero de Ávila-Norte y que ahora las autorizaciones para dejar ganado muerto en el campo se están incrementando en las inmediaciones de los aerogeneradores, por ello ha pedido y sigue pidiendo que se actúe en estos dos aspectos para que no redunden en el incremento de colisiones.

Pero ello no obsta para que se reclame a las compañías eólicas por su responsabilidad en los accidentes con buitres y otras rapaces. En este sentido, una línea abierta en otras comunidades autónomas es la de que se fije una indemnización por cada ave accidentada en los aerogeneradores, imponiendo costas más gravosas cuanto más amenazada se encuentra la especie. Con ese dinero se podrían financiar programas de conservación que redunden en la mejora de las poblaciones.

¡Ya es hora de que alguien haga algo!

No se puede asistir impasible, como hacen las empresas eólicas con el beneplácito del Servicio Territorial de Medio Ambiente, a la muerte de decenas de ejemplares de especies protegidas cada año. Ante las últimas declaraciones del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Ávila, donde manifiesta que estudiará y vigilará las incidencias de los parques eólicos y las líneas eléctricas en la zona de influencia del vertedero. El Colectivo Azálvaro sigue esperando desde julio del 2014, de este Servicio Territorial la información solicitada sobre las medidas adoptadas con respeto al Parque Eólico Ávila en cuanto a la prevención de la siniestralidad en aves necrófagas y del estado del Plan de Vigilancia Ambiental PVA”, de acuerdo con las fuentes consultadas por este periódico.

Si quienes provocan las muertes de rapaces no hacen nada por evitarlas, al menos debiera exigirse una reparación por el daño causado. Mitigar este daño o minimizar en parte el impacto sobre la avifauna necrófaga, seria posible con la puesta en funcionamiento de los muladares cerrados en la actualidad en la provincia de Ávila, e implantar el Sistema de Gestión Ambiental ARCAN como un servicio de recogida urgente de los cadáveres encontrados en las inmediaciones de los propios parques eólicos para su deposito en muladares autorizados, máxime cuando en esa provincia está establecida una importante cantidad de plantas de generación de energía eólica, concluye José Aguilera presidente del Colectivo Azálvaro.

votar