En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

viernes, 13 de abril de 2018

Un vídeo de presunto maltrato animal en Vitoria-Gasteiz incendia las redes sociales

Benji, el perro afectado se encuentra “en buenas condiciones” y su agresora se muestra “muy arrepentida” por los hechos.

Artículo de Ander Mateos, tomado de Gasteiz Hoy.com

Benji, el perro maltratado, ya se encuentra “en buenas condiciones”.
Foto: José Ramón Bravo.
 
Benji es un perro de Vitoria-Gasteiz que se ha vuelto viral en los últimos días. Este pequeño dálmata ha sido víctima de un presunto maltrato animal difundido y denunciado en las redes sociales. Miles de personas compartieron el vídeo en el que se veía cómo el perro era golpeado por una mujer y un niño. Llegó a todos los rincones del país e incluso a otras naciones, y provocó la intervención de la Guardia Civil, de asociaciones y de partidos políticos.

La difusión masiva del vídeo (ya eliminado en Facebook) acabó destapando a la autora del presunto maltrato y al que originalmente era el dueño del can. Ambos han recibido multitud de mensajes en la red social, especialmente la primera. La mayoría con amenazas incluso de muerte.

La agresora ha declarado a Gasteiz Hoy sentirse “muy arrepentida” por los hechos ocurridos. “Mi hijo no puede ir al colegio porque le hacen bullying”, añade, antes de negarse a prestar más declaraciones.

Por su parte, a José Ramón Bravo (dueño anterior de este animal) se le ha recriminado que cediera a Benji a la denunciada. “Quizás he pecado de benevolente, pero obviamente yo no sabía que el perro estaba en esta situación. De hecho, en cuanto tuve las pruebas fui a por él en cuanto pude”, se defiende el dueño original de la mascota.

José Ramón cedió el perro legalmente a la mujer en julio, porque la conocía bien y eran amigos desde pequeños: “Inicialmente adopté a Benji para quedármelo yo, pero por un aumento de horas de trabajo me quedé sin tiempo para atenderle como es debido. Se lo cedí como regalo con la condición de que el perro estuviera bien cuidado, aunque entonces yo no sospechaba nada”.

Jose Ramón Bravo: “Me ha llamado la Guardia Civil y muchas asociaciones animalistas y abogados, pero yo no he denunciado”

Bravo acudía todos los fines de semana a visitar a su amiga y a Benji, pero algunos comportamientos extraños por parte de la dueña y del peludo le provocaron las primeras sospechas. “Su hijo tenía un comportamiento incorrecto con él, y ya se lo reproché más de una vez. Al final se enfadó y me prohibió acudir más a ver al perro porque ‘se ponía triste’ cuando yo me iba. Ella me repetía que el perro no estaba educado, pero yo no creía que fuera maltratado”.

Aunque las sospechas iban en aumento, no fue hasta el 23 de marzo cuando José Ramón tuvo pruebas del maltrato. Un amigo en común de ambos dueños le mostró el vídeo y el gasteiztarra recurrió a las autoridades para alertar sobre el caso.

Varias asociaciones animalistas han recomendado realizar un examen en profundidad al animal para comprobar que no existen secuelas

Poco después se plantó en el domicilio de Benji y sus dueños. “Ella me lo confesó enseguida. Le advertí de que había tomado medidas legales y le concedí la opción de parar el proceso de denuncia a cambio de que me devolviera a Benji automáticamente. Al final cedió y me hizo la entrega mediante una carta voluntaria”, asegura Bravo.

Nada más recuperar a Benji, su auténtico dueño le llevó al veterinario para comprobar su estado. Aunque el perro parece estar en buenas condiciones, varias asociaciones animalistas le han recomendado realizar un examen profundo del estado del animal, tanto física como psicológicamente, por posibles secuelas que no se pueden detectar en una primera exploración. A día de hoy se encuentra en casa de otro amigo suyo, pero aún está a nombre de José Ramón.
  • Un cachorro de pastor vasco rescatado
Benji llevaba en casa de su antigua dueña desde el pasado julio, pero no ha sido el único perro en estar en ese domicilio. Hace aproximadamente un mes, la madre y su hijo adoptaron a un cachorro de pastor vasco, de unos cuatro meses de edad.

Al conocer la existencia de este otro perro, una de las principales difusoras del caso de maltrato decidió “rescatar” al pequeño del domicilio. Ana Moreno colabora con algunas asociaciones animalistas y también con el partido Equo Euskadi.

Ana Moreno: “Me entregó el otro cachorro como gesto de arrepentimiento y de buena voluntad”

No tardó en ponerse en contacto con la dueña de ambos perros, que ya había perdido a Benji: “Conseguí convencerla de que me entregara al otro cachorro como gesto de arrepentimiento y de buena voluntad. Se la veía muy arrepentida por lo que había pasado con el dálmata”.

Finalmente, una amiga de Moreno acudió en persona a llevarse al animal, que fue rápidamente evaluado por un veterinario, con final feliz: “El cachorro solo llevaba un mes con ellos y estaba en perfectas condiciones. Ahora se encuentra en una casa de acogida, esperando que se resuelva el caso en los tribunales para que sea dado en adopción”.
  • Las consecuencias de la viralización
En el momento que un caso como este llega a miles de personas a través de las redes sociales, sus repercusiones legales también se multiplican. “Me llamó la unidad de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil diciendo que se iban a hacer cargo del delito, porque estaba vigente en internet y había alcanzado muchísima repercusión”, cuenta José Ramón Bravo. El caso fue denunciado en el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) del cuerpo nacional, y habrá un juicio sobre él.

La propia acusada ha declarado ante la Guardia Civil, que ha reconocido que existen numerosas denuncias sobre el caso. De acuerdo con el cuerpo de seguridad, la custodia de ambos perros le ha sido retirada y aún sigue la investigación .

Ana Moreno: “El maltrato animal es un delito público que cualquier persona conocedora de la situación está obligada a denunciar”

Jose Ramón también coincide en que el caso ha tenido “muchas denuncias” por parte de diferentes personas y colectivos. “Me han llamado asociaciones animalistas y abogados, entre otras personas”, añade. Aun así, él no ha llegado a denunciar porque la mujer le entregó el perro en el momento. Tendrá que acudir al juicio como testigo.

Una de las personas que sí colaboró en las denuncias fue Ana Moreno, dado que tanto Equo como la asociación animalista en la que colabora han puesto denuncias sobre el caso. Ella también asegura que hay denuncias en gran cantidad: “En pocas comunidades autónomas se habrá quedado el caso sin denunciar. El maltrato animal es un delito público que cualquier persona conocedora de la situación está obligada a denunciar. Ahora que están los animales a salvo y el caso denunciado, solo queda esperar a que la justicia actúe”.