En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

martes, 24 de abril de 2018

Encontraron a 33 chihuahuas maltratados y encerrados en un auto en los Estados Unidos

Los 33 perros fueron capturados por la policía. Uno tuvo que ser sacrificado a pesar de permanecer ocho horas en un centro de atención médica de emergencias después de su rescate.

Artículo de Dan Morse (The Washington Post), tomado de Infobae.com

Algunos de los 33 chihuahuas que la policía encontró en el vehículo
(Montgomery County Animal Services / The Washington Post)
Cuando el jefe de control de animales recibió la llamada, no se la creía.

"Lo que estás diciendo no tiene sentido", respondió Jack Breckenridge.

Lo que le habían dicho, según el hombre, es que 33 chihuahuas maltratados habían sido liberados de un vehículo donde, aparentemente, habían estado viviendo durante días. El auto, modelo Ford Expedition, estaba estacionado afuera de un edificio de apartamentos en el condado de Montgomery (Maryland).

Tras esto, el otoño pasado, se dio inicio a una larga investigación y ahora, el dueño anterior de los perros se enfrenta a un juicio por 33 cargos de crueldad animal.

"Ninguna persona con sentido común podría pensar que esto estaba bien", remarcó Breckenridge.

Los 33 perros fueron capturados por la policía. Uno tuvo que ser sacrificado a pesar de permanecer ocho horas en un centro de atención médica de emergencias después de su rescate. Una necropsia del cachorro de cuatro meses mostró que su estómago estaba lleno de arroz crudo, material vegetal y papel de aluminio, algo que evidencia "un comportamiento de alimentación consistente con un animal que está ingiriendo cualquier cosa que pueda encontrar", según una declaración jurada de Breckenridge en el Tribunal del Distrito del Condado, en Montgomery.

Cerca de la mitad de los chihuahuas fueron tratados por malnutrición
(Montgomery County Animal Services / The Washington Post)

Los otros 32 perros estaban en varios estados de salud, de acuerdo a los registros judiciales. Ocho parecían estar muriendo de hambre y diez estaban desnutridos. Otros estaban deshidratados o tenían uñas demasiado grandes. Tres estaban embarazadas. Breckenridge dijo que los 32 fueron transferidos a un refugio fuera del estado para ser adoptados.

El dueño anterior de los perros, Javier Enrique Peralta, de 41 años y residente de Wheaton (Maryland), se defiende de las acusaciones de crueldad.

Dijo que los había criado en los últimos 10 años y pensó en regalar algunos, pero prefería tenerlos para él, su esposa y sus cinco hijos.

Relata que los animales fueron alimentados adecuadamente en una terraza acristalada y tenían un patio vallado. Se bañaban dos o tres veces por semana. "La casa nunca olió, y mis perros eran felices y libres", comentó.
"¿Los estamos devolviendo? ¿Están muertos?"
Ese día de septiembre, cuando la policía encontró a sus perros, Peralta admitió que él acababa de ser expulsado de su hogar. Estaba trasladando a los perros a una nueva residencia y, según dijo, se había detenido en el apartamento de un amigo para cenar. "Decir crueldad, es un concepto que no es verdad", apostilló.

Peralta dijo que sus hijos se preocupan por los perros y le preguntan: "¿Los estamos devolviendo? ¿Están muertos?".

Una llamada a la policía alertó al condado que 20 perros estaban desatendidos en un vehículo rojo.

Los oficiales de policía y los servicios de animales intentaron inspeccionar su interior con linternas. La mayoría de los perros parecían entusiasmados por la llegada de los oficiales. Hubo "más perros de los que se podían contar", según rezan los registros policiales.

Peralta salió de un departamento y habló con los oficiales, tal y como expone la documentación. Mientras lo hacía, la oficial de servicios animales, Cara Thomas, notó que había un cachorro macho de costado en el asiento del acompañante. Le pidió a Peralta que abriera la puerta, y ella recogió al animalito.

Según la declaración jurada de arresto de Breckenridge, la lengua del perro, identificado más tarde como "Chihuahua 2" en el atestado policial, colgaba ligeramente de su boca. Los oficiales vieron a otro cachorro, designado como "Chihuahua 1", que apenas se movía del lado del conductor.
"La vivienda principal de estos perros era el propio vehículo"
"Peralta manifestó que los dos perros siempre eran así, y que no les pasaba nada", informaron los agentes de la escena.

El ex propietario también dio la misma versión en una entrevista. Un perro en particular, aunque comía, nunca ganaba peso.

Chihuahua 1 y Chihuahua 2 fueron llevados a la Clínica Metropolitana de Emergencia Animal. Chihuahua 1 recibió tratamiento durante ocho horas y "su estado continuó deteriorándose", de acuerdo a los expedientes. Después de ser sacrificado, un examen de sus restos mostró un puntaje de condición corporal de 2 sobre 9, con costillas, vértebras lumbares y huesos pélvicos fácilmente visibles.

Chihuahua 2 llegó al centro veterinario en una condición ligeramente mejor, pero los rayos X mostraron plástico y metal en el estómago y en los intestinos del perro, lo que concuerda con la búsqueda de alimento. El perro comenzó a comer fácilmente después de haber sido llevado para recibir atención médica.

Breckenridge, el investigador, dijo que la condición del SUV lo llevó a creer que los perros habían estado allí durante días antes de que fueran capturados. "La vivienda principal de estos perros era el propio vehículo".

Aún así, había una perra adulta, Chihuahua 5, que parecía estar bien, tal y como apuntan los registros judiciales. Otros 13 perros, mientras sufrían dolencias que incluían deshidratación, uñas demasiado grandes y arañazos, no mostraban signos de desnutrición o inanición.

Breckenridge dijo que la "dinámica del rebaño" probablemente jugó un papel determinante, con los perros más fuertes recibiendo comida antes que los perros más débiles.

"Él daba de comer a demasiados perros", comentó Brackenridge sobre Peralta.

Pero el hombre cuenta una historia diferente. Él les dio vidas felices y, en su opinión, fueron un buen apoyo para él.

Hace años, explicó, se cayó de una escalera mientras pintaba y se lastimó la espalda, por lo que se tuvo que someter a una cirugía.

Según él, el dolor aún persiste.

Los chihuahuas lo reconfortaron y, en pequeños grupitos, se reunían en su cama.

"Todavía lloro por mis perros", confiesa. "Cada día".