En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 11 de marzo de 2017

Este tigre se enfrenta a las amenazas de sus adiestradores para ayudar a su compañero (Vídeo)

El vídeo muestra cómo los animales son capaces de empatizar, a menudo más que muchos humanos.

Tomado de La Vanguardia.com

Muchos animales son tratados a golpes para divertir a los espectadores
(YouTube / Animals Asia)

Los espectáculos con animales salvajes en circos son cada vez menos frecuentes. Por suerte, la presión de asociaciones animalistas y de la sociedad civil surge cada vez más efecto y cada día son más las personas que rechazan la explotación que sufren los animales adiestrados para el disfrute humano.

Pero aún son muchos los espectáculos que se sirven de animales, arrancados de sus hábitats naturales y, lejos de vivir en las condiciones que precisan, son tratados a golpes para divertir a los espectadores. En algunas ocasiones, los únicos que muestran compasión y muestras de afecto son los mismos animales entre ellos.


Este tigre sufrió heridas durante un entrenamiento (YouTube / Animals Asia

Es el caso del espectáculo del Hangzhou Safari Park, en China. Este enero, durante un entrenamiento, los adiestradores trataban de reconducir la actitud de uno de los tigres blancos del espectáculo. El ejemplar, miembro de una especie amenazada, se revolvía para tratar de zafarse del control. Trataba de hacer frente al captor cuando, trastabillando, cayó en una fosa llena de agua que rodeaba el escenario.

El entrenador soltó el látigo para evitar caer tras el animal, pero nadie fue a ayudar al tigre que trataba salir del pozo. Mientras todos los demás entrenadores trataban de mantener controlados a los animales, uno de los tigres se zafó de los humanos y acudió raudo a ofrecer ayuda y protección al animal caído.




De forma automática, y claramente asustados, los seres humanos tratan de devolver al segundo animal a la arena central pero, cuando parece que lo consiguen, los demás animales se escapan y se acercan al animal que, chapoteando, sigue tratando de volver a tierra firme.

Con el apoyo de sus compañeros, el tigre caído vuelve a levantarse mientras es protegido por la manada. Los adiestradores parecen darse por vencidos y concluyen el entrenamiento, guiando a los tigres de nuevo a sus jaulas, lejos del escenario.

Este vídeo se volvió viral en China, tal y como destaca el grupo animalista Animals Asia, emocionando a miles de personas. “El video muestra claramente que los tigres empatizan con la difícil situación de sus compañeros”, destacó Dave Neal, director del organismo, en un comunicado. “Ellos saben que está en problemas, necesita ayuda y que quieren dársela. Por eso, se enfrentan a sus entrenadores, pese a sus amenazas de latigazos”.

Empatía  

“El vídeo muestra claramente que los tigres empatizan con la difícil situación de sus compañeros”  
China, en el punto de mira

Los circos de China, en particular, han sido perseguidos por los maltratos a los que someten a los animales en los adiestramientos. Una investigación de 2016 en varios circos chinos mostró que muchos felinos eran golpeados y mantenidos en jaulas pequeñas y sucias entre actuaciones.

Pese a los malos tratos y a los intentos de los humanos de romper la voluntad de estos animales, desviar la naturaleza de un animal es algo casi imposible. Como en el caso de estos tigres, en 2015 se hizo viral la reacción de un grupo de elefantes que, tras caer un compañero en plena actuación, entraron a la arena central a protegerlo de los golpes de sus ‘cuidadores’. Cuánto nos queda por aprender.


votar