En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

domingo, 16 de abril de 2017

Un refugio de voluntarios, el resquicio de esperanza para animales de Mocoa

El punto de acogida para animales lo ubicaron el mismo sábado, horas después de que la fuerza de los ríos Mocoa, Sangoyaco y Mulato, se llevara por delante buena parte de la ciudad y causase la muerte a más de 300 personas, además de damnificar a más de 1,500.

Tomado de La Prensa.hn


Los veterinarios junto a un grupo de voluntarios se encargan de dar los
cuidados necesarios a los animales rescatados de la zona de desastre en Mocoa. Fotos: EFE
El barrio Olímpico de la ciudad colombiana de Mocoa cuenta con un polideportivo, calles embarradas, una gran estación de Policía y, desde hace unos días, un refugio lleno de voluntarios que reciben, dan tratamiento y cuidan a los animales que sobrevivieron a la avalancha que asoló la localidad.

El albergue animal lo han improvisado los voluntarios tras la estación y por él pululan perros, gatos, curiosos, sobrevivientes buscando a sus mascotas y una docena de policías que colaboran con su mejor voluntad para acomodar a los animales.


Los médicos están pendientes de las enfermedades zoonóticas,
o sea, las que se transmiten de animales a humanos.


“Tenemos unos 80 animales entre perros y gatos, pero el listado de animales (va creciendo) porque (todavía) van ingresando y la idea es tenerlos por un tiempo para garantizar su calidad de vida, así como brindar seguridad médica veterinaria”, comenta Rosa Guerrero, responsable logística del lugar y miembro de la Fundación Arca.

El punto de acogida para animales lo ubicaron el mismo sábado, horas después de que la fuerza de los ríos Mocoa, Sangoyaco y Mulato, se llevara por delante buena parte de la ciudad y causase la muerte a más de 300 personas, además de damnificar a más de 1,500.


La mayoría de animales rescatados son perros y gatos. Los veterinarios
los vacunan, bañan y curan sus lesiones.


Muchos de ellos viven ahora en refugios temporales, donde por razones de higiene, seguridad y logística no pueden estar sus mascotas que las esperan pacientemente y saltan de alegría cuando vienen a visitarlos.

Entre las labores que ya han realizado estos voluntarios está la de vacunar a los animales, pero Guerrero asegura que necesitanfrazadas para brindar atención en las noches, medicinas, antibióticos y antidiarreicos”, además de comida y agua para los animales.

La mayoría de ellos son perros, entre ellos una camada completa que se alimenta de una hembra que dio a luz recientemente. La madre perdió a todos sus hijos menos a uno y un vecino encontró a otros cuatro cachorros.


Al refugio todos los días llegan a dejar perros que han rescatado de la zona
arrasada por la avalancha que mató a más de cien personas.


Ahora esa joven madre, a modo de loba capitolina, alimenta a su propio hijo y otros cuatro adoptivos que, además, le ayudan a superar su mastitis.

“Es importante (ayudar a los animales) porque son seres vivos, son seres que sienten y también padecen dolor. La avalancha los golpeó, los alejó de sus hogares así como también los puso en un punto vulnerable en el que no hay nadie pendiente de ellos”, agrega Angela Hidalgo, una de los cinco veterinarios voluntarios.