En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

sábado, 15 de abril de 2017

Según un estudio, los perros pueden "leer" la mente

La Universidad de Veterinaria de Viena hizo un experimento para confirmar que el grado de inteligencia canino es mayor al que se creía.

Tomado de El Observador.com.uy


Pexels

Quienes tienen a un perro como mascota, muchas veces piensan que el animal "sabe" lo que le dice, o lo que le pasa a su dueño, e incluso afirman que pueden "percibir" las mentiras de los humanos.

Un estudio de la Universidad de Veterinaria de Viena , Austria , confirma que los perros tienen la capacidad de interpretar el comportamiento de sus dueños y si estos les están mintendo. Dicha investigación, citada por La Nación, explica que para averiguar esto, se llevó adelante un experimento con 16 perros, basado en el paradigma Guesser-Knower, que analiza el comportamiento de los animales.

Lo que hicieron fue ubicar a los perros a los que llamaron "adivinos", detrás de una tabla de manera tal que no pudieran ver lo que está del otro lado. Escondidos había una serie de recipientes donde una de las tres personas que estaban allí colocó comida sólo en uno de los depósitos mientras era observado directamente por otra de las personas - a la que llamaron "el informante" - mientras que el otro sujeto no prestaba atención a la acción.

Ludwig Huber / Vetmeduni Vienna

Luego, el perro era retirado de la habitación y cuando ingresaba de nuevo la tabla ya no estaba. Solo estaban los recipientes y las tres personas. Allí las dos personas que vieron cómo otra colocaba la comida, señalaban un depósito distinto y el perro debía elegir a quién creerle.


Ludwig Huber / Vetmeduni Vienna

El resultado: el 70% de las veces, los animales se volcaron por la opción del "informante", es decir, la persona que ellos habían visto que observaba atenta al que colocaba el alimento en el recipiente.