En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

miércoles, 12 de abril de 2017

La osa Lula y el león Simba 'escapan' de Mosul (Vídeo)

Los dos únicos supervivientes del zoo tras la guerra vivida en la ciudad iraquí son trasladados a Jordania.

Artículo de Francisco Carrión, tomado de El Mundo.es


Un miembro del equipo durante el traslado de la osa Lula. Four Paws.

La osa Lula y el león Simba, los últimos supervivientes del destartalado zoológico de Mosul, estrenan vida lejos del zumbido de la guerra. Tras dos intentos frustrados, una protectora de animales internacional ha concluido esta semana el complicado rescate de la pareja y su traslado a Jordania, su nuevo y apacible hogar.

"Estamos felices de anunciar que la osa Lula y el león Simba, los últimos supervivientes del zoo de Montazah al Murur han abandonado finalmente Mosul", ha comunicado este martes la organización Four Paws, con sede en Viena. "El equipo de respuesta rápida ha trabajado incansablemente para rescatar a Lula y Simba. Sus valientes integrantes entraron en Mosul, no una sino dos veces, para asegurarse de que los animales no se convirtieran en víctimas del sangriento conflicto que ha transfigurado Mosul en zona de guerra", explica el grupo que ha firmado su liberación.


El león Simba en la jaula del zoo antes del traslado. Four Paws.

El pasado febrero la historia de Lula y Simba asomó como uno de los relatos de supervivencia que han aflorado entre los vecinos de Mosul, en manos del autodenominado Estado Islámico desde junio de 2014 y escenario de la batalla por su liberación que desde el pasado octubre libran las fuerzas de seguridad iraquíes. Ambos animales sufrieron semanas de abandono y hambre hasta que las tropas arrebataron el enclave a los yihadistas.

"Las escaramuzas entre el ejército y el Daesh [acrónimo en árabe del Estado Islámico] convirtieron la zona en un territorio muy peligroso. Mientras pudimos, acudimos a alimentarlos. Para evitar el fuego cruzado solíamos venir reptando por el suelo", relató entonces a EL MUNDO Abu Omar, propietario del zoo ubicado a orillas del Tigris. "Hubo gente de Mosul que se puso en peligro para cuidarlos. Los animales se comportaron como las personas. Se asustaban mucho al oír el sonido de los ataques y buscaban refugio en las habitaciones interiores, lejos de la zona exterior de las jaulas. Se guarecían pegados a los muros", añadió Abu Omar.


La osa Lula en su jaula. Four Paws.

La contienda fue diezmando el zoo, que en la época previa a las refriegas llegó a albergar a cuatro leones; dos osos; varios monos, tigres, caballos y un amplia variedad de pájaros. Las condiciones en las que vivieron a suerte Simba y Lula fueron míseras. Fueron hallados en pequeñas y rudimentarias jaulas, repletas de suciedad y excrementos, en una zona usada como cuartel por los militantes del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés).

Un estado opuesto al que han comenzado a disfrutar en The New Hope Center, el centro jordano que les acoge tras las semanas de burocracia que precedieron a su viaje desde el aeropuerto de Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán, y dos tentativas fallidas de evacuación. "Esta mañana Lula ha sido trasladada a su primera parcela con césped. Permanecerá allí hasta que se adapte", detalla la organización, que ha logrado salvar a la última pareja del zoo de Mosul a través de una campaña de donaciones por internet.


El equipo de Four Paws durante el traslado del león y la osa. Four Paws.

"Lula y Simba están en un lugar seguro pero su historia no ha acabado. Los animales que han vivido en pequeñas celdas durante tanto tiempo necesitan semanas y a menudo meses para acostumbrarse a recintos más amplios. Lula tendrá todo el tiempo que necesite. Después de todo lo que ha pasado, es lo que merece", desliza Four Paws, que comparte las primeras imágenes en vídeo de la osa sobre la hierba. Una nueva iniciativa de mecenazgo tratará ahora de costear su tratamiento médico, alimentación y albergue.