En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

martes, 18 de abril de 2017

La perrera municipal de Madrid no puede con más animales

El Centro de Protección Animal ya ha sobrepasado su límite de 200 perros.

Artículo de Amara Santos, tomado de El País.com


Tres perros del Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid.
Foto: Santi Burgos

La capacidad para admitir perros del Centro de Protección Animal de Madrid está rozando su límite. La perrera municipal, que depende de Madrid Salud, puede acoger un máximo de 200 perros y ese número ya ha sido sobrepasado, según varios trabajadores del centro. Este problema puede verse agravado por la aprobación el pasado 10 de febrero de la Ley de Sacrificio Cero, que prohíbe a los centros de acogida practicar la eutanasia a los animales abandonados. El concejal del PSOE, Ignacio Benito, critica a la Comunidad que la ley no está dotada presupuestariamente y "está abocada al fracaso". Por su parte, María José Montes, la responsable de servicios veterinarios de Madrid Salud, admite que la perrera se está llenando pero que van a intentar por todos los medios "que no se produzca un fenómeno de hacinamiento". En la Comunidad se abandonan unos 6.000 animales (perros y gatos) al año, según la Consejería de Medio Ambiente.

Montes explica que el problema se centra en que sigue habiendo la misma demanda de ingreso de animales en los centros que había hace años, pero que ahora las salidas de los perros de los centros de acogida están más restringidas. "Solo pueden salir los animales que son recuperados por sus propietarios o aquellos que son entregados en adopción", cuenta. La responsable de servicios veterinarios asegura que el centro está diseñado para albergar a unos 200 perros y unos 100 gatos, además de conejos, cerdos, gallinas, cabras y hasta caballos."Hay momentos con picos de menos y más animales, pero actualmente estamos prácticamente al tope de nuestra capacidad", reconoce.

Los perros que están en el centro de protección están divididos en naves, cada una de ellas con cheniles individuales donde puede haber uno o más perros, en función de si son razas que se llevan bien o si pertenecen a una camada. Los más numerosos son los de razas peligrosas como los Pitbull o los Staffordshire Terrier, además de los galgos. Llegan al centro por diversas razones: abandono, maltrato, porque tienen una enfermedad grave y costosa o directamente porque los dueños no se pueden hacer cargo de ellos. "La ley actual de la Comunidad contempla autorizar el sacrificio de animales solo en los casos en que sean muy agresivos debido a razones de seguridad o también por razones de salud pública y salud animal. Además se aplica la eutanasia humanitaria a perros que están muy enfermos", aclara Montes.

El concejal socialista, Ignacio Benito, defiende que alertó a Madrid Salud de que llegaría un día que no cabrían más animales y habría que tomar medidas. "Entendemos que este día ha llegado. Ya alertamos que la Ley de Sacrificio Cero requeriría más inversión en el centro", dice Benito. Además, según el concejal se están adelantado adopciones de animales pendientes de esterilizar y "están llamando a gente de confianza personal de los trabajadores para adoptar perros".


En el Centro de Protección Animal también hay caballos. Foto: Santi Burgos

En la perrera la preocupación es palpable. Montes afirma que se encuentran en una situación difícil, ya que tienen que decidir entre seguir cogiendo perros hasta que el centro se llene más o cuando se llegue al límite de capacidad cerrar y que no entre ningún animal. "Una vez que la Comunidad decidió optar por esta estrategia contra el problema del abandono, aquí todo el mundo va a tener que hacer sacrificios y esfuerzos", asegura Montes. La responsable defiende tajante que la decisión de no sacrificar a los perros no debe suponer que tengan que estar encerrados de por vida en condiciones que no sean aceptables. "Pelearemos por mantener aquí el número de animales ingresados que estamos en condiciones de cuidar bien", concluye.