En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

domingo, 16 de abril de 2017

La responsabilidad derivada del transporte de animales de compañía

Itchy, un gato que viajaba de Manchester a Barcelona, fue extraviado por la empresa encargada de su transporte y estuvo perdido tres semanas.

Artículo de Belén Perales, tomado de Diario Información.com


Quien esté a cargo del animal debe emplear la diligencia necesaria en
su cuidado.

Ello nos lleva a plantear la responsabilidad por la pérdida de un animal por parte de las transportistas o, en supuestos peores, por las lesiones causadas al mismo o incluso su fallecimiento.

No es la primera vez que nos encontramos ante un caso similar, sobre todo en transporte aéreo o terrestre de animales de compañía en los que las condiciones o la diligencia empleada en el cuidado del animal no son las adecuadas.

Debemos tener en cuenta que aquél que esté a cargo del animal debe emplear la diligencia necesaria y que corresponda a las circunstancias concretas del animal.

En el caso de Itchy nos encontramos ante una responsabilidad de la empresa encargada del transporte, que al parecer no manipuló el trasportín correctamente, escapándose el animal por las inmediaciones del aeropuerto.


Animales en la bodega de un avión poco antes del viaje.


Dicha empresa, al asumir el transporte del animal debe adoptar las medidas necesarias para garantizar el adecuado cumplimiento del contrato, que pasa por cuidar de la seguridad del animal durante el transporte hasta su entrega en destino.

Las resoluciones judiciales en estos casos suelen contemplar, además de una indemnización por el perjuicio derivado del incumplimiento del contrato de transporte, una indemnización por el daño moral causado en la que se valoran los sentimientos de angustia, ansiedad y sufrimiento causados por la pérdida del animal.

Yo me pregunto: ¿acaso todo lo que recibo de mi animal tiene precio? Para mi es incalculable.