En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

domingo, 23 de junio de 2019

Un 'corta/pega' en un contrato fija en 20 días el plazo para sacrificar a un perro encontrado en la calle si no aparece su dueño

El nuevo contrato de recogida de perros de la Diputación incluye un plazo de 20 días para encontrar al dueño o hacer una donación antes del sacrificio del animal. Los grupos políticos piden que se cambie lo que parece un error.

Artículo de Félix Oliva López, tomado de Tribuna Salamanca.com


Un 'corta/pega' ha transportado muchos años atrás la política de bienestar animal de una administración salmantina, que ha incluido entre los términos del nuevo contrato de recogida de perros un plazo exiguo y dramáticos: solo veinte días antes de sacrificar a un animal encontrado en la calle si su dueño no aparece y nadie lo quiere en donación. Este es el plazo que, por norma, podría aplicar la empresa que se ocupe en el futuro de la recogida de perros abandonados en todos los municipios de la provincia de Salamanca menos la capital para sacrificar los animales que recoja. Esto supone que cualquier perro perdido por su dueño en cualquier municipio de la provincia, también de la capital si es capturado en otro término, puede acabar sacrificado.

El asunto ha llegado este miércoles a la comisión de contratación de la Diputación de Salamanca tras publicarse el lunes en su perfil del contratante el pliego de condiciones del nuevo contrato para la recogida de perros en municipios de menos de 20.000  habitantes. En ese pliego, que TRIBUNA ha consultado y que se puede ver en el documento que acompaña esta información, se incluyen las condiciones y plazos para la gestión de los animales recogidos. Condiciones que, según exigencia de los grupos políticos, van a cambiar para eliminar un apartado que se ha 'colado' y que deja en muy mal lugar a la institución provincial.

Según el pliego, "los perros deberán ser retenidos, en instalaciones aportadas por el adjudicatario a tal fin, durante al menos 20 días para tratar de localizar a su dueño". Para esa localización se usan los datos del registro de animales (17.000 en la capital) o el microchip si tiene, y se inicia el procedimiento administrativo de notificación. Durante su estancia en las instalaciones de perrera deberán mantenerse en buenas condiciones higiénico sanitarias; las instalaciones, se especifica, deben tener capacidad al menos para 19 animales a la vez. El contrato tiene una cuantía fija de unos 85.000 euros al año, por un máximo de dos y otro de prórroga.

Transcurrido el período legal de veinte días sin que haya aparecido el dueño, el animal podrá ser cedido a un peticionario, que será quien se haga cargo de los gastos que la captura o animal hayan supuesto. Además, la empresa adjudicataria se obliga a adoptar un plan que incentive las adopcions, pero ¿qué pasa si no aparece el dueño o no nadie lo quiere? Es ahí donde aparece el sacrificio.

(Click para ampliar)
En el punto 2.7, que se reproduce sobre estas líneas, se recogen los dos supuestos en los que se procederá al sacrificio del animal retenido en las instalaciones. En primer lugar, "los animales que no hayan sido recogidos por sus dueño ni cedidos, podrán ser sacrificados transcurridos veinte días desde su recogida. No obstante, podrá procederse a un sacrificio de urgencia antes del transcurso de dicho plazo, en situaciones de extremo sufrimiento de los animales".

Este es el artículo que ha causado revuelo en la Diputación. En la comisión de contratación de este miércoles, los grupos se han interesado por este punto. El motivo, lo anacrónico de la medida, que no corresponde con las actuales políticas de bienestar animal. Baste decir que el Ayuntamiento de Salamanca no incluye en el pliego de condiciones de su servicio de recogida de animales ninguna opción de sacrificio, y cuando no aparecen los dueños los animales pasan directamente a un programa de adopción.

Los grupos políticos han mostrado su extrañeza por la inclusión de esta política de sacrificio animal cuando, en el pasado, y durante el debate de las condiciones del contrato, se habló de superar estas prácticas y dar paso a políticas de adopción. Entonces, ¿por qué se ha mantenido esta cláusula?

La respuesta puede ser un 'corta/pega' del contrato de 2016, que incluye en su pliego de condiciones un artículo idéntico con las situaciones en las que se procederá a un sacrificio y que se ha colado en el articulado del contrato de 2019. Aquel contrato incluía unas condiciones económicas de 1.200 euros/mes de gastos fijos y 200 euros por recogida. La solución va a aplicarse de inmediato con un cambio del pliego de condiciones antes de iniciar el proceso de licitación y adjudicación. Algo necesario para devolver las condiciones de recogida de animales a los términos actuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario