En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

domingo, 12 de febrero de 2017

Los venezolanos cazan animales exóticos para comer

El estudiante de biología Luis Sibira encontró los primeros despojos ensangrentados en noviembre pasado: ocho flamencos rosados, sus pechugas y torsos cortados en ruedas, dejando sus cabezas, las patas y sus coloridas plumas esparcidas en el fango de la laguna Las Peonías, en el oeste de Venezuela.

Artículo de Gustavo Ocando, tomado de El Nuevo Herald.com


Un oso hormiguero gigante, el extraño animal silvestre sudamericano, está
siendo cazado para comer en Venezuela. / Frans Lanting / Getty Images

La caza de flamencos es ilegal e inusual en la laguna, a menos de 200 millas de la frontera colombiana. Sibira, que por años ha estado estudiando las aves rosadas que anidan allí, nunca antes había visto nada ni remotamente parecido.

Desde entonces, sin embargo, ha visto por lo menos 20 casos similares, el más reciente en enero, cuando encontró varios cadáveres escondidos entre los arbustos, cerca de un cartucho usado de escopeta.

Pero esto no es simple caza furtiva, dijo. Tanto Sibira como otros investigadores de la Universidad Zulia –una universidad pública de Maracaibo– están convencidos de que las aves protegidas se han convertido en las últimas víctimas de la creciente crisis del hambre en Venezuela. La gente se ha vuelto tan desesperada, dijo, que están matando y comiendo flamencos.

Existen otros indicios de que la escasez de alimentos ha llevado al sacrificio de animales que no se consideran generalmente comestibles – osos hormigueros gigantes, por ejemplo. Los investigadores universitarios –biólogos y estudiantes de biología– dicen que han mantenido registros para demostrar que decenas de criaturas de movimientos lentos, clasificados como “vulnerables” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, también han sido sacrificados para comer.

En el basurero de la ciudad se han encontrado más evidencias de desesperación por hambre: perros, gatos, burros, caballos y palomas desmembrados desde el año pasado, todos pelados o arrancados, con signos de haber sido comidos, según los equipos de basura de la ciudad.

“A veces sólo encontramos las cabezas, tripas y patas del animal. Solíamos ver esto muy poco en el pasado, pero esta práctica está ahora fuera de control y en aumento”, dijo Robert Linares, que trabaja en la eliminación de desechos en el basurero de la ciudad.

Un día antes, dijo, había encontrado los restos de un perro, pelado y desmembrado en las calles de Santa Lucía.

La ‘dieta Maduro’

Bajo la presidencia de Nicolás Maduro, el país, una vez rico, ha estado sufriendo la peor tasa de inflación del mundo, cerca del 700 por ciento el año pasado, según el Fondo Monetario Internacional. Una encuesta realizada por tres universidades de Caracas encontró que al 87 por ciento de los venezolanos en el 2015 no les alcanzaba el dinero para comprar suficientes alimentos para sus familias. No tener suficiente para comer se ha vuelto tan común que incluso tiene un apodo: “la dieta Maduro”.

Ricardo Boscan, jefe del departamento de recolección de desechos de Maracaibo, dijo que seis de cada 10 bolsas de basura o botes de basura están siendo saqueados por personas hambrientas.

“La situación ha empeorado desde el 2015”, dijo. “Está sucediendo porque el hambre está aumentando en una escala masiva”.

Pero recurrir a los flamencos es algo nuevo.

En el pantano de Los Olivitos, un refugio de 125 millas cuadradas cerca de Las Peonías, viven al menos 10,000 flamencos, uno de los tres únicos lugares en Venezuela. Se sabía que los locales se comían sus huevos, pero matarlos para comérselos era algo inaudito. Los indígenas de la zona, principalmente las familias Wayuu, niegan haber matado a las aves.

Los indios venezolanos nunca comieron este tipo de animales, ni siquiera en tiempos de la conquista”, dijo Angel Viloria, biólogo y director del Instituto de Estudios Científicos de Venezuela.
“Este nuevo comportamiento surge de la presión de comer”.

En años recientes, los hábitos culinarios del país en áreas rurales han incluido a veces ciervos, iguanas y aves silvestres - pero nunca aves exóticas como flamencos.


Una colonia silvestre de flamencos rosados en la laguna Las Peonías, en
Venezuela. Luis Sibira - Cortesía

Necesidad de proteínas

Los profesores de Zulia, entre ellos Viloria, Tito Barrios, Angélica Barrios y Miguel Ángel Campos, dicen que también están registrando docenas de casos de osos hormigueros gigantes muertos para comer. El oso hormiguero gigante está siendo cazado en poblaciones ya empobrecidas en la margen oriental del lago Maracaibo, confirmó Viloria después de numerosas visitas a la región.

Los hormigueros son animales lentos y relativamente dóciles, a pesar de sus garras y miradas amenazantes. Pueden ser capturados fácilmente por grupos de dos o tres personas con palos.

Doris Rubio, directora general de la Asociación de Protección Animal de Venezuela, está alarmada. Pero también entiende lo que está pasando.

“Encontramos estos sacrificios grotescos, pero ¿cómo podemos ser críticos con alguien que caza una paloma, un perro, un gato o cualquier animal porque tiene hambre?”, Preguntó. “La gente solía cazar lagartos por deporte. Ahora lo hacen por necesidad.

Comer carne de animales domésticos y salvajes plantea riesgos para la salud, advirtió Hugo Hernández, un profesor de Ciencias Veterinarias en la Universidad de Zulia. Pueden contener bacterias y virus que podrían ser mortales.

“En Francia, comen caballos, y en China, comen perros y gatos, pero después de ser criados de acuerdo con los programas sanitarios”, dijo Hernández. “En nuestro país, estos animales están siendo cazados en la naturaleza o en las calles y no pueden ser consumidos por los humanos”.

En el pasado, no era raro ver a una persona sin hogar o mentalmente enferma hurgando en la basura, pero la búsqueda de comida se ha generalizado. Las personas suelen verse en busca de huevos desechados, galletas, leche, harina, panes, tallos de brócoli, hojas de remolacha o mantequilla expirada, dijo Campos, sociólogo de Zulia.

Para la mayoría de las familias, la comida saludable simplemente está fuera del alcance. Dos libras de azúcar o harina de maíz, por ejemplo, cuestan unos 7,800 bolívares, o $2, en el mercado negro. Y dos libras de carne premium salen en 10,000 bolívares. Esos tres elementos representan por sí solos más de la mitad del salario mínimo mensual oficial de 40,000 bolívares, o $11.

“Muchas personas no tienen acceso a alimentos básicos o dependen de una dieta monótona que consiste en sólo dos o tres artículos”, dijo la directora general del Observatorio Venezolano de Salud, Marianela Herrera. Comer tres veces al día es un lujo en Venezuela, agregó.

Vida en las calles

Luis Enrique Guerra, un muchachito flaco de 12 años, nada todas las mañanas en las aguas contaminadas del Lago de Maracaibo con sus amigos. Viven en las calles y tratan de encontrar pequeños trabajos en tiendas cercanas. Pero cuando no hay dinero ni trabajo, cazan.

“He matado como 20 palomas”, dijo, orgulloso de sus habilidades. “Ayer maté un pato en el agua. Trató de morderme, pero le viré el pescuezo con mis manos”.

Él y su equipo persiguen loros, pollos, cangrejos y caracoles para cocinar con leña en ollas oxidadas.

Para atrapar a sus presas, ponen trampas con cuerdas y cebo o preparan palos con pegamento en su punta.

“Les golpeamos dos veces en la cabeza o les retorcemos el cuello”, dijeron los niños. Hay rumores de que la gente está comiendo buitres, también, conocidos en Venezuela como zamuros, pero los niños lo negaron.

“¡Eww! Esas aves se alimentan de cosas muertas!”, Dijeron.

Unos días antes, dijeron, observaron a un guajiro local comerse un pequeño cocodrilo del tipo babilla.

Luis Enrique dijo que nunca comería ese tipo de animal, pero admite que le gustan los lagartos. “Hmmm, delicioso! Saben bien, como el pollo. ¡Incluso bebo su sangre!”, gritó mientras se frotaba el estómago, con una enorme sonrisa en la cara.

Pero lo que buscan no es suficiente para aliviar su hambre, dijo Andrés, un niño de 10 años en el grupo, mientras pelaba una mandarina vieja.

“He estado con hambre desde hace días”, agregó.

votar