En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

jueves, 6 de octubre de 2011

Donaciones de sangre perrunas

Enviado por 20 Minutos.es

Responden a los nombre de Scooby, Curra, Oliver, Pepo, India o Murdoch y son “donantes habituales” del primer banco de sangre canino de la Comunitat Valenciana creado hace algo más de un año por un laboratorio y que ya cuenta con un registro de 120 perros donantes.

Provenientes de protectoras, criaderos de perros o de propietarios particulares, estos animales acuden cada tres o cuatro meses a realizar una labor solidaria y someterse a la extracción de una bolsa de sangre para contribuir con sus donaciones a salvar la vida de otros perros.

Llegan al laboratorio Montoro Botella atados a sus correas, se suben a la camilla y, mientras algunos dueños les tapan la cara para que no vean cómo les pinchan, la veterinaria les introducen la aguja a la espera de que su sangre fluya hacia la bolsa en un proceso que dura entre 15 y 30 minutos. Después, un poco de pienso y agua y a casa.

“Lo más difícil es conseguir que se queden quietos”, explica a EFE una de las veterinarias encargada de las extracciones, Baucis Mitjans, quien alaba la raza de los galgos como “predilectos” para donar porque son “donantes universales”, aunque cualquier perro puede realizar este acto solidario si cumple unas condiciones.

Pesar unos 25 kilos, tener entre 1 y 8 años, un carácter dócil y no padecer en el momento de la extracción ninguna enfermedad infecciosa son los requisitos para que un perro pueda ser potencial donante de sangre e inscribirse en la base de datos del laboratorio.

A cambio de este gesto solidario, las mascotas obtienen beneficios ya que al tener que ser sometidos a exhaustivos controles analíticos y bioquímicos, sus dueños se garantizan que están controlados y prevenidos ante cualquier patología, además de tener preferencia para acceder a sangre en caso de necesidad.

La idea de crear un banco canino surgió por la necesidad que había de encontrar sangre “urgente” para hacer transfusiones a perros que sufrían anemias o grandes pérdidas de sangre como consecuencia de traumatismos o cirugías urgentes.

En estas urgencias, “se necesitaba sangre al momento pero no había tiempo para sacársela a un animal y analizar si estaba sano o no”, explica Mitjanas.

Eso le ocurrió a Curra, una bullmastiff de 4 años, cuando ingirió una pastilla con raticida que a punto estuvo de costarle la vida. Su dueño, Alfredo Montoro, gerente de los laboratorios, decidió convertir a su perra en donante y crear el banco de sangre canino para abrir una nueva etapa para la salud de las mascotas.

“De esta forma se permite sangre en condiciones sanitarias perfectas y la entrega es muy rápida”, puntualiza Mitjans, y se garantiza al receptor que la sangre recibida ha sido analizada, tratada, clasificada y almacenada con los más estrictos controles de higiene y calidad, igual que en el caso de los humanos.

Entre estos donantes habituales se encuentran perros como el joven Oliver, perteneciente a la protectora FELCAN que, tal y como relata Lázaro, felicitó la iniciativa del banco de sangre y contactó con los laboratorios para que sus perros pudieran “ser solidarios con otros hermanos perros que necesitaran transfusiones”.

“Es una colaboración mutua. Nosotros les hacemos chequeos y ellos hacen donaciones”, apunta Lázaro.

El banco dispone de diferentes tipos de sangre según a qué se destine y por ejemplo, la sangre completa, apenas tratada, está indicada para animales que sufren hemorragias agudas por traumatismo o cirugía, mientras que el concentrado de eritrocitos sirve para neutralizar procesos de anemia.

Además, tiene plasma fresco congelado, que se utiliza cuando existen factores de coagulación, hipoproteinemias agudas reversibles, intoxicaciones por antagonistas de la vitamina K, hemofilia B y enfermedad de Willebrand.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario