En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

sábado, 21 de septiembre de 2013

Motala, una elefanta con una prótesis

Motala es una elefanta hembra de 50 años, coja, perdió una pata en su tierra natal, Tailandia, cuando deambulaba por el bosque buscando comida.

Colaboración de Ashlee Animalista.


La mina antipersona con la que topó (triste recuerdo de la guerra entre Tailandia y Birmania) no sirvió para calmarle el apetito pero sí para arrebatarle parte de su pata delantera izquierda y su capacidad para andar. Era 1999 y parecía que el pobre animal ponía fin a sus días felices.

Tuvo que esperar siete largos años hasta que la suerte por fin le sonrió, en forma de una primera prótesis que poco a poco le fue permitiendo dar sus primeros pasos. El regalo, que no consistía más que en un saco relleno de serrín, fue obra y gracia de Friends of the Asian Elephant (FAE), el primer hospital del mundo exclusivo para elefantes, situado en la Reserva Nacional de Mae Yao, en la región de Lampang. 

Este fue el primer paso de Motala de un largo camino para recuperar la movilidad.


Apenas tres años después, en 2009, cuando Motala ya se había adaptado a su primera prótesis, recibió una segunda, algo más sólida. Ahora, doce años después del incidente, el paquidermo camina normalmente y feliz gracias a su última prótesis recibida.

Las patas postizas para elefantes deben de ir variando durante el tiempo para adaptarse al peso del animal. Esta última intenta recrear (con bastante acierto) la forma y color de una auténtica pata de paquidermo. Y Motala parece estar encantada.


votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario