En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

domingo, 29 de septiembre de 2013

Las cristaleras son una trampa mortal para millones de aves

Imagínate ir corriendo a toda velocidad y que, de repente, te des de bruces contra un cristal invisible. Como en los dibujos animados. El porrazo sería gigantesco. Pues imagínate ahora que eres un pajarito de apenas 10 gramos de peso.

Artículo de César-Javier Palacios, tomado de La Crónica Verde.


Carlos ha dejado las ventanas de su casa como los chorros del oro. Charo las tiene igual de impecables, aunque como vive en un gran edificio de fachada acristalada son los chicos de la empresa de limpieza contratada los que, colgados de sistemas imposibles, le dejan las cristaleras impecables. Pero ni Carlos ni Charo, ni los arquitectos que diseñaron sus viviendas, ni prácticamente nadie, sabe que esos cristales inmaculados son trampas mortales para las aves.

“Ahora este ecologista nos viene con que no hay que limpiar los cristales”, pensará más de uno. Está equivocado. Tan sólo os quiero explicar hasta qué punto algo tan inocente como tener un amplio ventanal en casa, o cubrir de cristales un edificio, puede convertirse en un mortífero engaño para los pájaros.

Imagínate ir corriendo a toda velocidad y que, de repente, te des de bruces contra un cristal invisible. Como en los dibujos animados. El porrazo sería gigantesco. Pues imagínate ahora que eres un pajarito de apenas 10 gramos de peso. Que llevas volando sin parar toda la noche camino de tus cuarteles de invierno en el África subsahariana, a 7.000 kilómetros de, pongamos por caso, el jardín en Estocolmo donde naciste. Y que de repente aquello que parecía un espacio limpio, o una luz engañosa, es un cristal. ¡Pum! Estás muerto.

Esas superficies transparentes son una de las principales causas de mortalidad no natural para las aves en todo el mundo. Se calcula que más de 100 millones mueren cada año por colisión contra ventanales. Una muerte silenciosa difícil de evaluar, pues queda repartida en pequeños cadáveres desperdigados al pie de los edificios.

¿Soluciones? Pocas. Pegar al cristal siluetas de rapaces no es tan efectivo como se piensa. Habría que diseñar los edificios pensando en los pájaros. Pero parece difícil cuando muchas veces somos incapaces de hacerlos pensando en las personas.

Tienes más información en este enlace de SEO/BirdLife: Edificaciones, cristales y aves.

Puedes seguir (si quieres), a César-Javier Palacios en Twitter o en Facebook.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario