En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

Al hacer click en el botón "Me gusta", no quiere decir que os guste o estéis de acuerdo con lo que se exponga en el artículo, simplemente es para demostrar que os gusta lo que publico y además sirve para compartirlo en vuestro muro de Facebook.

viernes, 1 de junio de 2018

La Audiencia acuerda por primera vez la custodia compartida de un perro en Málaga

El Alto Tribunal sentencia que los dos miembros de la expareja tendrán que hacerse cargo de Tara en turnos de seis meses cada uno.

Artículo de Ignacio Lillo, tomado de Diario Sur.es

Tara tendrá a partir de ahora la custodia compartida de sus dos dueños. / SUR
Soplan nuevos aires en la Justicia en cuanto a la consideración de los derechos de los animales. La Audiencia Provincial de Málaga ha acordado por primera vez la custodia compartida de un perro entre los dos miembros de una expareja tras su separación. Es el primer pronunciamiento de una instancia superior sobre la cuestión, y la cuarta resolución en el mismo sentido en España. El ejemplar, que se llama Tara y es una hembra, cruce de Pomerania, tendrá que pasar seis meses en la vivienda de cada uno, dado que ella reside en Madrid y él en Antequera.

Alejandra León, abogada de la demandante, tiene su despacho profesional en Ronda, y se hizo cargo del caso porque es colaboradora del Centro Legal de Defensa para los Animales, una fundación madrileña especializada, que se lo derivó en 2015. Según relató a SUR, tras más de diez años de convivencia, y una vez rota la relación, el demandado dejó el domicilio donde habían convivido, en la capital española, y regresó a Antequera, que es su localidad natal. Tara quedó entonces al cuidado de ella, y así permaneció durante un periodo de cuatro años. En ese tiempo, la mujer se encargó de su alimentación, los paseos, las vacunas y los cuidados veterinarios, lo que quedó acreditado por las cartillas.

Pero cuatro años después de la ruptura, el demandado decidió llevarse a la perra consigo a la localidad malagueña, para lo que alegó que tanto en el Registro de Animales de Compañía como en los documentos sanitarios él constaba como el único propietario. El juzgado de Antequera desestimó una primera demanda, al entender que pertenecía exclusivamente a él. A partir de ese momento, la estrategia se centró en demostrar que existía una copropiedad, tanto por los años de convivencia y cuidados como por el hecho de que los documentos de registro del animal sólo pueden estar a nombre de una persona, entre otras cuestiones.

Relación afectiva intensa

De esta forma, la Audiencia Provincial de Málaga, en apelación, acaba de conceder la tenencia compartida, en una sentencia que pone de relieve que la mujer mantuvo una relación afectiva intensa con su mascota durante más de siete años, algo que, según la sala, merece una protección jurídica; así como que existía una cotitularidad porque ella se responsabilizó de su cuidado durante un largo periodo.

La sentencia toma en consideración los derechos del animal como ser sintiente

El texto además tiene muy presente los derechos del animal, y no sólo los de las personas implicadas. «Es una sentencia trascendente en esta materia», asegura Alejandra León, y se extiende: «Viene a confirmar que tras la reforma y actualización del Estatuto jurídico del Animal que se está tramitando en España, estos dejan de ser considerados como cosas y pasan a ser seres vivos dotados de sensibilidad, por lo que el juez toma la decisión de a quién entrega el cuidado del animal atendiendo prioritariamente a su bienestar».

La sentencia acuerda que el primer turno le corresponde a la demandante, por haber estado privada del animal desde 2015, que es la fecha en la que interpuso la demanda. Según su abogada, ya está organizando el viaje para acudir a Antequera para la entrega. Dentro de seis meses, tendrá que ser él quien se desplace a Madrid para hacer el camino inverso.