En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

lunes, 6 de mayo de 2013

Salvación en Siberia: revelan la increíble historia de 2 perras cosmonautas de la URSS

Dos perras soviéticas, Cometa y Shutka, sobrevivieron tres días en un módulo espacial en Siberia a 40 grados bajo cero. Medio siglo después, la historia se ha hecho pública.

Tomado de Russia Today.

ru.wikipedia.org

Los hechos datan del año 1960, cuando el 22 de diciembre la URSS lanzó al espacio la nave Vostok-1 con dos perras, ratones y otros pequeños animales a bordo. Cometa y Shutka eran perras recogidas de la calle. Para Cometa el viaje en la Vostok-1 era su tercer viaje al espacio, ya que estuvo dos veces en órbita en 1959.

Con Cometa y Shutka a bordo, el cohete Vostok-1 despegó del cosmódromo de Baikonur, pero no logró alcanzar la órbita debido a un mal funcionamiento de la tercera etapa. El motor falló. La nave alcanzó una altura de unos 200 kilómetros, empezó a bajar y cayó en plena Siberia invernal, en Yakutia, a unos 3.500 kilómetros del lugar de lanzamiento.

Enviaron a un grupo de búsqueda, integrado por seis aviones, que volaban día y noche, pero no podían obtener ninguna señal de la Vostok-1. "A las 10:00 (hora de Moscú) de 24.12.60, el piloto de uno de los Li-2 (una de las aeronaves), Oleg Afanasiev, detectó el módulo a 70 kilómetros al sur de Tura”, según el diario del general Nicolái Kamanin, citado por primera vez por ‘The Siberian Times’.

Unas horas más tarde enviaron un mensaje clasificado: "La cápsula con animales está bien. Los perros están dentro”.

Las dos hembras permanecieron en el interior del módulo de aislamiento debido a un fallo del sistema de eyección, un hecho que les salvó la vida en esas condiciones de frío intenso. El 25 de diciembre los equipos de rescate comenzaron a abrir la cápsula y oyeron un ladrido débil. "Estaban vivas a pesar de las previsiones más pesimistas. Sin embargo, los ratones y otros pequeños animales se congelaron”, escribió Kamanin.

Armen Gyurdzhian, responsable de la preparación de los perros espaciales, envolvió a Cometa y Shutka en su abrigo y volvió a Tura en helicóptero. El 26 de diciembre Gyurdzhian aterrizó en Moscú junto con las perras.

No hay información sobre la suerte siguiente de Shutka, mientras que Cometa fue adoptada por el académico Oleg Gazenko, especialista en medicina de aviación, con quien vivió durante 14 años. Después de su aventura siberiana, tuvo cachorros sanos.

"Era una perra muy linda, afelpada, rubia, con una nariz afilada. Era una héroe tras volar hasta tres veces, dos veces en cohetes, y una vez a bordo del satélite, el precursor de la nave, que fue utilizado para el vuelo de Yuri Gagarin”, dice Gazenko.

En total, 15 de los 36 perros soviéticos espaciales no sobrevivieron tras sus vuelos.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario